14 de agosto de 2014 / 21:50 / hace 3 años

BREAKINGVIEWS-Venezuela se hunde más en estatus de vendedor desesperado

4 MIN. DE LECTURA

(El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Sus opiniones son personales)

Por Christopher Swann

NUEVA YORK, 14 ago (Reuters Breakingviews) - Venezuela está profundizando su posición como vendedor desesperado. El país quiere que PDVSA salga de Citgo, su unidad de refinación y oleoductos en Estados Unidos. El negocio podría valer hasta 15.000 millones de dólares.

Un dinero ampliamente necesitado por las desatinadas políticas económicas del presidente Nicolás Maduro. Pero la caída en el valor de los activos de petróleo pesado como los que tiene Citgo hace que sea un mal momento para vender.

Pueden haber ventajas en desprenderse del negocio de refinación. ConocoPhillips, por ejemplo, escindió sus plantas procesadoras de crudo como compañías independientes en mayo del 2012. El valor de las dos empresas separadas ahora es un 61 por ciento superior.

PDVSA, la compañía petrolera estatal de Venezuela, tiene un motivo muy diferente.

El Gobierno de Maduro se está quedando sin efectivo. Eso es como resultado de políticas antinegocios -que incluyen controles de precios y nacionalizaciones de compañías- que han deprimido la producción local e incrementado la dependencia en las importaciones.

El acceso a los dólares es racionado por un complejo control de cambio con tres precios para la divisa estadounidense y que favorece los proyectos del Gobierno por encima de los del sector privado.

Eso ha generado una escasez de alimentos y suministros médicos, lo que explica por qué PDVSA pone a la venta en estos momentos su división estadounidense.

En años recientes, la demanda se ha debilitado y los precios han caído para el tipo de crudo pesado que refina y que representa cerca de tres cuartos de la producción de Citgo. Las refinerías en Estados Unidos ganan más procesando el petróleo liviano proveniente del boom del esquisto.

El procesamiento de crudos pesados podría recuperarse nuevamente, especialmente si se aprueba el oleoducto Keystone entre Canadá y Estados Unidos. La última vez que hubo un auge en la refinación de este tipo de petróleo, por ejemplo, compañías como Citgo registraron ganancias múltiples un tercio mayor de lo que obtienen ahora, según Raymond James.

Hay algunos activos valiosos en la unidad de PDVSA en Estados Unidos -no sólo terminales y oleoductos. Eso debería darle a Lazard, que ha sido escogida como consultora, algo para trabajar.

Buena parte de lo que se recaude por la venta, no obstante, probablemente será para cubrir la escasez de bienes. Eso significa que muy poco del efectivo que quede, si acaso queda algo, podría ser invertido para revertir el declive en la producción petrolera de PDVSA.

Con la compañía aportando ahora más del 95 por ciento del dinero de la nación, una mayor negligencia sólo empeorará las dificultades económicas de Venezuela, incrementando la necesidad de recaudar efectivo.

Los potenciales compradores de Citgo deberían prepararse para una venta a precios de liquidación. (En Twitter twitter.com/GBMinnow. Editado en español por Luis Azuaje)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below