Bolsa y bonos de Argentina se derrumban tras renuncia de presidente de Banco Central

jueves 2 de octubre de 2014 11:52 GYT
 

BUENOS AIRES, 2 oct (Reuters) - Los activos argentinos se desplomaban el jueves por la renuncia del presidente del Banco Central, después de meses de tensiones con el Gobierno, en momentos en que el país sufre una de las mayores tasas de inflación del mundo.

Operadores dijeron que el saliente Juan Carlos Fábrega era "creíble" para los mercados, dada su formación netamente bancaria desde la juventud.

Fábrega será sucedido por Alejandro Vanoli, quien se desempeñaba como jefe de la Comisión Nacional de Valores (CNV) -ente que regula los mercados- y es considerado mucho más afín a las políticas intervencionistas de la presidenta Cristina Fernández.

La bolsa cedía más del 6 por ciento y los bonos soberanos perdían más del 2 por ciento, con un tipo de cambio ligeramente presionado a la baja por la persistente demanda de dólares.

"La caída de la bolsa es la primer reacción a la salida de Fábrega, que era la única contención que tenía el sentido común en este Gobierno", dijo Marcelo Trovato, analista de la consultora Pronóstico Bursátil.

El jefe de Gabinete de Argentina, Jorge Capitanich, rehusó el jueves dar detalles sobre la política que desplegará Vanoli, en medio de tensiones cambiarias, una creciente inflación, estancamiento de la economía y default de deuda.

Operadores del mercado coinciden en que Vanoli profundizará los controles para evitar una masiva fuga de capitales frente a reservas internacionales en caída y una brecha cambiaria del 85 por ciento entre la cotización oficial del peso y su mercado marginal.

Además, se descuentan mayores controles en la operatoria bursátil por la que se consiguen dólares evitando controles cambiarios, lo que se llama localmente "contado con liquidación".

La calificadora Fitch dijo el miércoles que Argentina, al incumplir nuevamente esta semana con el pago de un cupón de deuda, se arriesga a una baja en la nota de sus bonos Par y su economía sufrirá el impacto de la incertidumbre sobre la disputa legal que mantiene con algunos tenedores de títulos que no aceptaron las reestructuraciones de 2005 y 2010.   Continuación...