ANÁLISIS-Reforma tributaria en Colombia todavía no ve la luz pero ya se queda corta

martes 7 de octubre de 2014 14:38 GYT
 

Por Nelson Bocanegra

BOGOTÁ, 7 oct (Reuters) - La reforma fiscal que impulsa Colombia en busca de tapar agujeros presupuestarios no será suficiente para lidiar con los retos de mediano plazo, y tendría que haber otra en cuatro años para compensar menores ingresos petroleros y financiar los compromisos de un eventual acuerdo de paz con la guerrilla.

La iniciativa enviada el viernes al Congreso busca recaudar unos 26.000 millones de dólares adicionales entre el 2015 y el 2018, prolongando unos impuestos que expiraban a finales de este año y agregando sobretasas a otros tributos.

Pero la reforma encendió preocupaciones por la incertidumbre que puede causar para los inversores otro cambio en las reglas de juego tributarias -sobre todo por prolongar impuestos temporales- tras la profunda reforma fiscal de hace dos años. Y más cuando apuestan a que los nuevos ajustes se quedarán cortos.

"Claramente hay un mensaje ambivalente que es muy complicado para los inversionistas", dijo Alejandro Reyes, jefe del área de investigaciones económicas de la correduría Ultrabursátiles el lunes por la noche durante un foro de Reuters en Bogotá sobre perspectivas económicas.

"Estamos en un escenario donde la probabilidad de ver nuevos vacíos hacia adelante en el tema de ingresos es cada vez mayor y por ende la necesidad de tener mejor una reforma estructural y no una que esté haciendo uso de temas transitorios", agregó, reflejando la conclusión común de los panelistas en el foro.

La iniciativa extiende la duración del impuesto del 0,4 por ciento sobre las transacciones financieras, propone un impuesto a la riqueza para reemplazar otro similar que expira este año y también instaura una sobretasa del 3 por ciento al impuesto sobre las utilidades que generan cierto rango de empresas.

Sin embargo, quedan signos de interrogación sobre cómo se cubrirán los huecos a partir del 2019, cuando estos impuestos temporales vuelven a vencer.

Sobre todo cuando los precios internacionales del petróleo, que representa casi el 20 por ciento de los ingresos del gobierno central en impuestos y regalías, muestran una tendencia a la baja y la producción de crudo del país se ha contraído.   Continuación...