Campaña presidencial brasileña termina en fuego cruzado de acusaciones de corrupción

sábado 25 de octubre de 2014 02:23 GYT
 

Por Anthony Boadle

BRASILIA, 25 oct (Reuters) - Los candidatos presidenciales de Brasil se lanzaron el viernes por la noche mutuas acusaciones de corrupción, en un último intento por convencer a los votantes indecisos antes de la segunda vuelta del domingo, que se pronostica como la carrera electoral más cerrada en décadas.

En el último debate televisivo de una dura campaña, la presidenta izquierdista Dilma Rousseff y el candidato opositor pro mercados Aécio Neves discutieron sobre quién era el indicado para restaurar el crecimiento de la estancada economía, luchar contra la inflación, reducir los alquileres y lidiar con los basureros abiertos en las ciudades brasileñas.

Pero fue un profundo escándalo de sobornos en la mayor empresa del país, la estatal Petroleo Brasileiro SA (Petrobras), lo que generó los intercambios más feroces.

"Hay una manera fácil de poner fin a la corrupción: sacar al Partido de los Trabajadores del Gobierno", dijo Neves en respuesta a una pregunta de un votante sobre cómo mejorar las indulgentes leyes anticorrupción de Brasil.

Las encuestas muestran que un escándalo de corrupción que involucra al gobernante Partido de los Trabajadores no ha tenido un impacto significativo en la carrera, en la cual Rousseff ganó un claro liderazgo esta semana.

En su última oportunidad de ganarse a los votantes, Neves se defendió con fuerza en el debate y le preguntó directamente a Rousseff si sabía de un fraude que se sospecha habría recibido sobornos de contratistas de Petrobras y canalizado los fondos para el partido de Rousseff y sus aliados.

Las acusaciones fueron hechas por el ex ejecutivo de Petrobras Paulo Roberto Costa y por un operador del mercado negro de divisas llamado Alberto Youssef, que fueron arrestados en marzo en una investigación por lavado de dinero.

El semanario Veja reportó el viernes que Youssef había dicho a la policía y fiscales que Rousseff y su predecesor, el fundador del Partido Obrero Luiz Inácio Lula da Silva, sabían del esquema de corrupción. El operador encarcelado no proporcionó más evidencias.   Continuación...