Corte Apelaciones EEUU rechaza imputar a petrolera Occidental por bombardeo en Colombia

miércoles 12 de noviembre de 2014 15:38 GYT
 

Por Jonathan Stempel

12 nov (Reuters) - Una corte de apelaciones estadounidense rechazó el miércoles considerar legalmente responsable a Occidental Petroleum Corp y a un contratista de seguridad por su presunta complicidad en un bombardeo militar realizado en 1998 sobre un pueblo colombiano, que dejó a 17 personas muertas, incluidos 6 niños.

La Corte Federal de Apelaciones del Noveno Circuito de Pasadena declaró que las familias de las víctimas no podrían demandar a Occidental ni a AirScan Inc bajo las leyes de derechos humanos de Estados Unidos: el Estatuto de Agravio para Extranjeros (ATS) y la Ley de Protección a las Víctimas de Tortura (TVA).

En el fallo, que se decidió por 2 votos contra 1, el juez Jay Bybee citó una sentencia de la Corte Suprema de Estados Unidos de 2013, Kiobel contra Royal Dutch Petroleum Co, para determinar que el ATS no se aplica porque la conducta fundamental ocurrió "exclusivamente" en Colombia.

La resolución indica además que la ley para las víctimas de la tortura no se aplica a imputados que sean corporaciones.

El magistrado afirmó además que razones de "cortesía internacional" justificaban el rechazo de la acción, citando un memorando del Departamento de Estado del 2004 que decía que permitir que los tribunales colombianos manejaran el tema era beneficioso para la política internacional estadounidense.

"Los crímenes que declaran los querellantes son abominables pero, no obstante, los hechos de este caso favorecen la aplicación de la cortesía en la adjudicación", escribe Bybee.

Los hechos de la demanda se originan del bombardeo del 13 de diciembre de 1998 sobre Santo Domingo, una comunidad ubicada cerca de un oleoducto de Occidental, que era blanco de los ataques de insurgentes.

A Occidental y AirScan se les acusó de entregar apoyo financiero y logístico a los militares que realizaron el ataque. Ambas empresas negaron cualquier mal proceder. (Reporte de Jonathan Stempel en Nueva York, Editado en español por Janisse Huambachano)