ENFOQUE-Para cultivar marihuana a bajo costo, Italia recurre al Ejército

lunes 17 de noviembre de 2014 11:30 GYT
 

Por Steve Scherer

ROVIGO, Italia, nov 17 (Reuters) - Italia legalizó la marihuana para uso médico el año pasado, pero los altos costos de comprarla en las farmacias han implicado que muy pocas personas logren acceder a la droga. Por ello, el Gobierno buscó una solución: que el Ejército cultive.

Desde el próximo año, un laboratorio de alta seguridad en un complejo militar en Florencia cultivará cannabis para el sistema de salud de Italia, en un experimento que el Gobierno dice brindará marihuana segura, legal y accesible a pacientes enfermos.

Esto le permitirá al Gobierno bajar el precio para los consumidores, que ahora deben pagar hasta 10 veces más en una farmacia por marihuana importada oficialmente desde Holanda de lo que pagarían en la calle con un traficante local.

Se espera que las autoridades regionales de salud ofrezcan la droga a pacientes a bajo precio o gratis, lo que ayudaría a acabar con los traficantes vinculados a la mafia.

Pero resta ver si grandes cantidades de personas se anotan en el sistema debido a factores culturales en un país católico con un estigma histórico contra las drogas.

A unos 60 kilómetros de Venecia, Gianpaolo Grassi, el principal experto en cannabis del país, está intentando cultivar la planta de marihuana perfecta en su granja de 70 hectáreas para investigación, el único lugar del país autorizado para plantar al aire libre la droga con más de un 0,2 por ciento del químico psicoactivo THC (tetrahidrocannabinol).

Su variedad, que también crece bajo techo a la luz de potentes lámparas y detrás de puertas blindadas, serían cultivadas en el laboratorio militar de Florencia, que ya produce las llamadas "drogas huérfanas" para tratar enfermedades raras.

El potente olor de las flores llena el aire en la granja de Grassi. Una cerca con alambre de púas rodea el campo plagado de cámaras de video a lo largo del perímetro. El sofisticado sistema fue instalado hace unos años para evitar que entraran los ladrones que asaltaban la granja y rompían las paredes de los invernaderos para robar las plantas. "Todos jóvenes", dijo el científico riendo.   Continuación...