Muchos indocumentados en EEUU temen reportarse a las autoridades, pese a decreto de Obama

viernes 21 de noviembre de 2014 08:34 GYT
 

Por David Adams

MIAMI, EEUU, 21 nov (Reuters) - A Norma Martínez, una madre indocumentada de dos niñas nacidas en Nueva Jersey después de que ingresó ilegalmente a Estados Unidos en el 2007, le preocupa que el nuevo programa de inmigración del presidente Barack Obama brinde una protección fugaz que otro mandatario pueda revertir fácilmente.

En un discurso a la nación el jueves por la noche, Obama ofreció detalles sobre un decreto que permitirá a unos 4,4 millones de padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes vivir temporalmente en Estados Unidos, sin la amenaza de una deportación.

Aunque las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos conocían los detalles del discurso, muchos hispanos indocumentados permanecían escépticos y afirmaban que no valía la pena arriesgarse a salir de las sombras por los nuevos beneficios temporales ofrecidos por la Casa Blanca.

"No quiero seguir viviendo a escondidas", dijo Martínez, una salvadoreña de 34 años, y agregó que sería feliz de inscribirse y pagar una multa para evitar ser deportada.

"Pero si remueven el programa, eso significaría la deportación automática", añadió, y dijo que ella y su marido, también indocumentado, podrían estar mejor fuera de la vista de las autoridades hasta que se llegue a una solución permanente.

Aunque la medida de Obama para padres de niños que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes podría ofrecer un estatus temporal a hasta 5 millones de inmigrantes, sus muchas limitaciones superan a sus beneficios, según expertos.

"Es un paso en la dirección correcta, pero no va a cumplir su objetivo", dijo Cheryl Little, una veterana abogada de inmigración y directora de Americans for Immigrant Justice, con sede en Miami.

"La acción aplazada no es estatus legal, simplemente es una prórroga temporal de la deportación", agregó.   Continuación...