Brasileña Rousseff busca limitar los efectos negativos del escándalo de Petrobras

viernes 21 de noviembre de 2014 16:30 GYT
 

Por Brian Winter y Anthony Boadle

SAO PAULO/BRASILIA, 21 nov (Reuters) - La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, espera que el escándalo de sobornos de la compañía estatal Petrobras se deteriorará en los próximos meses, señalan sus asesores, con posibles arrestos de algunos aliados políticos y un daño potencialmente grave para una economía que ya está en problemas.

Los fiscales alegan que funcionarios corruptos desviaron miles de millones de dólares desde Petróleo Brasileiro SA , como se llama oficialmente la compañía, a las arcas de varias formaciones políticas, incluido el Partido de los Trabajadores de Rousseff.

La investigación ya ha provocado la detención de dos ex funcionarios de Petrobras, al igual que ejecutivos de ocho de las 10 principales constructoras brasileñas relacionados con la trama, según los fiscales. Se esperan más arrestos.

"Lo único que sabemos es que las cosas van a empeorar", dijo a Reuters un importante funcionario próximo a Rousseff.

La mandataria encabezó el directorio de Petrobras de 2003 a 2010, pero negó que conociera los sobornos y los partidos de la oposición descartaron buscar un juicio político por ahora.

Funcionaria civil de carrera con poco carisma, que ha evitado lo más posible los acuerdos a escondidas típicos de Brasilia, Rousseff no intentará evitar que la investigación descubra a políticos culpables, incluso aunque sean de su partido, aseguran sus colaboradores.

Los medios locales aseguran que podrían estar implicados hasta 70 miembros del Congreso.

"Queremos que esta investigación avance por completo", afirmó en un discurso el jueves. "Brasil saldrá más fuerte de esto".   Continuación...