"El Niño" pondría fin a peor sequía de la historia en Chile: agencia estatal

martes 24 de marzo de 2015 14:46 GYT
 

SANTIAGO, 24 mar (Reuters) - Una eventual llegada del fenómeno climático "El Niño" a las costas chilenas este invierno pondría fin a la peor sequía de la que se tenga registro en el país, dijo el martes la estatal Dirección Meteorológica de Chile (DMC).

Siete años de escasez de lluvias han afectado a distintos sectores productivos del país sudamericano, como la agroindustria y la minería del cobre, metal del que Chile es el mayor productor mundial.

Además, han provocado una dramática caída en las reservas de los embalses que usan las plantas de generación hidroeléctrica, y obligaron a las empresas del sector a producir electricidad a partir de combustibles fósiles, más caros y contaminantes.

"Por fin, dadas las actuales condiciones de temperatura de las aguas superficiales en el Océano Pacífico Ecuatorial, la próxima estación de invierno en Chile se desarrollará con precipitaciones equivalentes al promedio de un año normal y, posiblemente, levemente superior", dijo la DMC en un comunicado.

Sin embargo, la agencia advirtió que la posible llegada de El Niño no significaría el fin de los déficits de agua que registran actualmente los embalses.

El Gobierno chileno anunció el martes un plan para enfrentar la larga sequía, con millonarias inversiones de largo plazo que incluyen el desarrollo de plantas desalinizadoras.

Este mes, una agencia climática de Estados Unidos elevó sus probabilidades de que El Niño se desarrolle a entre un 50 y un 60 por ciento.

El Niño, un calentamiento de las aguas superficiales del Océano Pacífico que provoca alteraciones en las corrientes marinas, puede alentar sequías en algunas partes del mundo y causar inundaciones en otras.

Entre las principales beneficiadas con un invierno lluvioso en Chile estarían las generadoras eléctricas Endesa Chile y Colbún, que poseen embalses clave en la zona centro y sur del país. También AES Gener saldría favorecida por sus centrales de pasada.

Además, los sectores agroindustrial y vitivinícola también aguardan expectantes la intensidad del fenómeno. (Reporte de Felipe Iturrieta; editado por Hernán García)