26 de enero de 2016 / 20:04 / hace 2 años

BREAKINGVIEWS-Argentina y Aramco, asuntos complicados en tiempos difíciles

(El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Sus opiniones son personales)

Por Rob Cox

NUEVA YORK, 26 ene (Reuters Breakingviews) - Dos grandes asuntos dominaron la agenda en Davos la semana pasada: las negociaciones de Argentina con los acreedores no reestructurados y la venta de una parte de Saudi Aramco, el leviatán energético de Arabia Saudita.

Uno abrirá una democracia fuerte a los mercados globales tras años de administración irresponsable y aislamiento. El otro permitirá que un régimen represivo mantenga su control. Podría decirse que ambos mejorarán un mundo en un estado frágil.

Los plutócratas reunidos en el Foro Económico Mundial, que terminó el 23 de enero, pasaron la mayor parte del tiempo asegurándose unos a otros de que la baja de los mercados bursátiles no representa una amenaza para su prosperidad como en 2008.

Pero cuando la discusión iba un poco más allá, más allá del alza en las encuestas sobre el precandidato estadounidense Donald Trump, Argentina y Arabia Saudita se colocaron al frente y en el centro. Representan evoluciones claramente diferentes, que si bien no sugieren que haya una crisis inminente, ilustran la frágil naturaleza de la estabilidad mundial.

El regreso de Argentina a la comunidad económica de referencia es el desarrollo más feliz de los dos. El nuevo presidente Mauricio Macri espera llegar a un acuerdo con los acreedores que encabeza Elliott Management, que no consiguió un pago por el default de los mandatarios predecesores.

Si bien Macri dijo que no se había reunido con Paul Singer, el jefe de Elliott, su delegación de miembros del gabinete, que incluyó al ministro de Hacienda y ex banquero de JPMorgan , Alfonso Prat-Gay, e incluso a un líder de un partido opositor, mostraron su encanto a la concurrencia de banqueros internacionales y líderes mundiales.

Además, Argentina usó el viaje a Suiza para reunirse con ejecutivos de grandes bancos con el fin de preparar el terreno para ampliar las reservas en dólares del país. Si prestan dinero al banco central a cambio de una garantía aún por determinar, a través de operaciones llamadas repo, las instituciones pueden ayudar a que Argentina vuelva a los mercados. Esto presumiblemente cuente con el apoyo del Fondo Monetario Internacional, con el que Macri y su grupo también bailaron tango en Davos.

Como destacó Macri, eso beneficiará a todos. En una entrevista con Reuters, se jactó de que el sector agrícola de Argentina puede alimentar a 600 millones de personas, pero sólo si puede llegar a ellas.

"Para eso necesitamos infraestructura. Necesitamos carreteras, puertos (...) para eso necesitamos financiamiento", dijo. "Estamos cerca (de tener) de la peor logística de América Latina. Esa es una gran oportunidad para empresas e inversores".

La presentación de Macri debería aumentar la presión externa para que los fondos de cobertura 'holdout' acepten cualquier oferta que objetivamente parezca razonable. Singer tiene un largo historial de mantenerse firme en sus convicciones legales, pero ¿realmente quiere que se le recuerde como el hombre que privó a los hambrientos del mundo del excelente bife ancho argentino?

Hay que contrastar a Argentina con el otro gran asunto que circuló por Davos: un oferta de acciones de la petrolera estatal del reino de Arabia Saudita. Banqueros de Wall Street y de la ciudad de Londres preparaban esforzadamente propuestas para una venta de acciones, que estaría limitada a la división de refinación, para evitar echar demasiada luz sobre la contabilidad de la matriz y sus amplias reservas de crudo.

Los altos ejecutivos de los grandes bancos que trabajaron en las presentaciones mostraron poca diligencia en relación con el negocio, por razones tanto egoístas como morales. En el primer punto, pese a que una oferta inicial de acciones de Aramco puede ser el mayor negocio bursátil en la historia, las comisiones son despreciables.

La última gran OPI saudita, una oferta de 6.000 millones de dólares del Banco Comercial Nacional en noviembre de 2014, pagó una comisión por suscripción de menos de la décima parte de un 1 por ciento. En cambio, el grupo chino de comercio electrónico Alibaba pagó 12 veces más cuando salió a la bolsa en un negocio por 25.000 millones de dólares hace dos años.

Eso podría ser tolerable para los bancos si el negocio tuviese un trasfondo filosófico más aceptable, como por ejemplo, devolver el acceso al crédito a Argentina.

Arabia Saudita ejecutó el año pasado sumariamente a más de 150 personas, la mayor cantidad en dos décadas, según Amnistía Internacional.

A pesar de los comentarios sobre la transparencia del príncipe Mohammed bin Salman, la OPI debe ser vista como parte de los mecanismos de la dinastía de Al Saud para lidiar con la baja de los precios del petróleo y el daño que puede provocar a las finanzas del reino.

La sostenida baja de los precios del petróleo, en parte como resultado de las esperanzas del reino de doblegar a productores de alto costo desde Irán a Calgary y de Dakota del Norte a Brasil, amenaza el gasto social que es clave para mantener a raya la agitación social.

Como calculó mi colega Andy Critchlow, Riad puede necesitar vender activos por medio billón de dólares para cubrir el déficit si el petróleo llega a 20 dólares por barril.

En una OPI de Aramco no hay dinero para ganar y no hay un camino de redención, así que ¿por qué participar? Aún si la idea de financiar un régimen que comenzó el año con la decapitación de 47 personas es perturbado, la alternativa puede ser aún peor para la estabilidad mundial: un desplome caótico al estilo de Libia.

Es ingenuo pensar que los financistas por sí solos tienen el poder de prevenir que los sauditas propaguen ansiedad geopolítica mundial, o para convertir a Argentina en un mercado desarrollado y confiable.

Pero dado el delicado estado de la economía mundial, el banquero de Davos debería hacer su mejor intento. (En Twitter twitter.com/rob1cox. Editado en español por Javier López de Lérida)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below