El Zika pilla con la guardia baja a Brasil, ahora complicado por los bebés con malformaciones

miércoles 27 de enero de 2016 16:06 GYT
 

Por Anthony Boadle

RECIFE, Brasil, 27 ene (Reuters) - Angela Rocha, una pediatra del noreste brasileño, mide la cabeza de un bebé que nació con microcefalia, una complicación neurológica relacionada con el Zika, el virus que un mosquito ha propagado por gran parte de América.

Fuera de la sala otras siete madres con niños en brazos con cabezas anormalmente pequeñas llevaban horas esperando para que les hicieran pruebas. Se han reportado más de 1.000 casos de microcefalia en sólo un par de meses en el estado de Pernambuco, el epicentro de brote de Zika.

"Nos pilló por sorpresa", dijo Rocha, una especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Oswaldo Cruz en la capital estatal Recife, donde los doctores tienen que hacer frente a la atención de 300 bebés que nacieron con la malformación.

Sorpresa es un eufemismo.

En un país que lleva años luchando contra el mosquito Aedes aegypti, responsable de epidemias de dengue, fiebre amarilla y otras enfermedades tropicales, el brote de Zika pilló con la guardia baja al Gobierno, los responsables de la salud pública y a los doctores.

El clima tropical, ciudades densamente pobladas, una sanidad con pocos recursos y construcciones improvisadas son condiciones ideales para la reproducción del mosquito y la propagación del Zika por Brasil, y a más de 20 países más en América.

"Simplemente no tenemos las condiciones ni los recursos necesarios para detener al mosquito o al virus", dijo Maria da Gloria Teixeira, epidemióloga del vecino estado de Bahía y directora de la Asociación Brasileña de Salud Colectiva, un grupo de profesionales de la sanidad pública.

En medio de las advertencias de los gobiernos y agencias multilaterales de salud, las mujeres embarazadas en Brasil y fuera ahora buscan evitar la exposición al mosquito, al menos hasta que se contenga el contagio o los científicos desarrollen una vacuna, lo que puede demorar años.   Continuación...