TEXTO-Banco de México mantiene sin cambio tasa de interés referencial en 3.25 pct

jueves 4 de febrero de 2016 15:21 GYT
 

Anuncio de Política Monetaria del 4 de febrero de 2016.

La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido mantener en 3.25 por ciento el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día.

La economía mundial continúa debilitándose ante la atonía del crecimiento de los países avanzados, una persistente desaceleración de los emergentes y un estancamiento del comercio mundial. En Estados Unidos, el crecimiento del PIB disminuyó durante el cuarto trimestre, destacando la debilidad de su sector industrial y en especial de sus manufacturas, debido, entre otros factores, a la apreciación generalizada del dólar y a una menor demanda global.

Ello contrasta con la fortaleza que hasta ahora ha mostrado el mercado laboral. La inflación se mantiene baja y algunas medidas de sus expectativas han disminuido, reflejando la renovada caída en los precios del petróleo y la apreciación que continuó mostrando el dólar. Sin embargo, la Reserva Federal ha ratificado que espera que la inflación aumente a niveles cercanos a su meta en el mediano plazo. En este entorno, en su decisión de enero dicha institución mantuvo su tasa de política monetaria sin cambio y destacó que la trayectoria de los incrementos subsecuentes, en su caso, será gradual y continuará dependiendo de la evolución observada y esperada del empleo y de la inflación.

Adicionalmente, mencionó que evaluará el entorno global y su efecto en el balance de riesgos para la actividad económica y la inflación. Por su parte, en la zona del euro la recuperación ha sido lenta y frágil, e incluso los riesgos a la baja para el crecimiento y para la inflación se han acentuado. En consecuencia el Banco Central Europeo abrió la posibilidad de un mayor relajamiento de su postura monetaria en marzo.

Asimismo, el Banco Central de Japón anunció medidas adicionales de estímulo monetario. Lo anterior aumentó aun más la divergencia entre las posturas de la política monetaria de los países avanzados. En cuanto a China, persiste la incertidumbre en torno a su fortaleza financiera, sus perspectivas de crecimiento y la eficacia de las políticas económicas adoptadas.

Como reflejo en parte de la desaceleración en esta economía, de la caída en los precios de las materias primas y de una mayor restricción en las condiciones de financiamiento en los mercados internacionales, la gran mayoría de los países emergentes continuó registrando un crecimiento débil. En este contexto, no se puede descartar el riesgo de que las economías emergentes con mayores vulnerabilidades enfrenten un proceso desordenado de ajuste financiero.

En suma, el balance de riesgos para el crecimiento y la inflación mundiales se deterioró respecto de la decisión anterior.

Los mercados financieros internacionales registraron un aumento importante en su volatilidad en un contexto de bajo crecimiento global, de una creciente divergencia en las perspectivas de las políticas monetarias de varios de los bancos centrales de las principales economías avanzadas, de claras señales de vulnerabilidad en algunos países emergentes importantes -notoriamente China, Brasil y Rusia-, y de mayores caídas en los precios de las materias primas, destacando el petróleo.   Continuación...