Peso argentino mayorista profundiza debilidad, marca mínimos históricos

viernes 12 de febrero de 2016 12:19 GYT
 

BUENOS AIRES, 12 feb (Reuters) - El peso interbancario de Argentina renovaba sus mínimos históricos el viernes, frente a la postura tomadora de dólares por parte de empresas para girar utilidades y un mayor accionar de los importadores.

Operadores agregaron que la tendencia bajista se debe también a una retracción de los exportadores, que están a la espera de una mayor debilidad en los precios, y a compras de cobertura ante una inflación superior al 25 por ciento anual.

Por su parte, la bolsa y los bonos domésticos se movían en terreno positivo en línea con los mercados externos, en medio de un acomodamiento de posiciones por parte de inversores institucionales luego de tres sesiones bajistas.

* El peso mayorista bajaba un 1,01 por ciento a 14,78/14,79 por cada dólar, desde las 14,55 unidades del miércoles, con lo que marcaba niveles mínimos récord. Los valores se reportaban a las 12.50 hora local (1550 GMT)

* En el transcurso del 2016, el peso acumula una caída del 11,4 por ciento, tras la devaluación de 34,7 por ciento en 2015.

* En la reducida plaza marginal, la moneda bajaba 1,69 por ciento, a 14,70/14,75 unidades, manteniendo la situación inédita de tener un peso más firme que la propia cotización oficial.

* El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires ganaba un 2,27 por ciento, a 11.260,91 unidades, tras haber caído un 2,96 por ciento en la sesión previa y acumular una merma de un 3,6 por ciento en las últimas tres jornadas.

* Los bonos soberanos en la plaza extrabursátil subían un 0,3 por ciento en promedio. El riesgo país medido por el banco JP.Morgan caía 14 unidades hasta los 489 puntos básicos.

* Un juez estadounidense ordenó el jueves a los acreedores que demandaron a Argentina por bonos impagos argumentar por qué una orden que restringe el pago de deuda reestructurada no debe ser levantada, luego de que el país hizo una oferta por 6.500 millones de dólares para solucionar el pleito.

* Los inversionistas, carentes de buenas noticias desde los mercados emergentes, están preparándose para volver a dar la bienvenida a Argentina, incluyendo a los que perdieron cuando el país cayó en cesación de pagos en 2002 sobre una deuda de 100.000 millones de dólares. (Reporte de Jorge Otaola; Editado por Maximiliano Rizzi)