4 de marzo de 2016 / 12:24 / en 2 años

ACTUALIZA 4-Interrogan a ex presidente brasileño Lula en investigación por corrupción

* Policía federal detiene por unas horas a Lula

* Es la gestión de más alto perfil en investigación por corrupción

* Lula critica “irrespeto a la democracia”, Rousseff dice interrogatorio fue “innecesario” (Cambia parte de redacción y autores. Añade nuevas citas)

Por Alexandre Caverni y Anthony Boadle

SAO PAULO/BRASILIA, 4 mar (Reuters) - El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue detenido brevemente el viernes para ser interrogado en el marco de una investigación federal sobre un vasto esquema de corrupción, agravando una crisis política que amenaza a la mandataria Dilma Rousseff.

El interrogatorio a Lula bajo custodia policial ha sido la gestión de más alto perfil de una amplia investigación surgida por irregularidades en la estatal Petrobras que ha sacudido a la clase política y empresarial de Brasil, agudizando la peor recesión en décadas en la mayor economía de América Latina.

La investigación amenaza con empañar el legado del político más poderoso de Brasil, cuyas raíces humildes y programas para combatir la pobreza lo convirtieron en un héroe popular, al poner en duda cómo su izquierdista Partido de los Trabajadores consolidó su posición desde que llegó al poder hace 13 años.

La policía fue a buscar a Lula a su casa en las afueras de Sao Paulo y lo liberó después de tres horas de interrogatorio.

En un comunicado, la Policía Federal dijo que hay pruebas que sugieren que el ex presidente recibió beneficios ilícitos de comisiones ilegales de Petrobras en forma de pagos y bienes raíces de lujo.

La evidencia contra el ex presidente llevó la investigación por corrupción más cerca de su protegida y sucesora Rousseff, quien está batallando contra un procedimiento de impugnación por supuestamente violar las normas fiscales, lo que ha debilitado sus esfuerzos por sacar a la economía de su profunda recesión.

Rousseff expresó su total desacuerdo con las recientes acciones de la policía y dijo en un comunicado que el interrogatorio fue “innecesario”, ya que su mentor había brindado un testimonio voluntario. Sin embargo, reiteró su respaldo a las instituciones que investigan casos de corrupción y sostuvo que la pesquisa debe continuar.

Las noticias sobre la detención de Lula provocaron fuertes alzas de los activos brasileños, porque los operadores apuestan a que la agitación política puede permitir la consolidación de una coalición más favorable al mercado.

El real brasileño subió 2 por ciento frente al dólar y el índice referencial Bovespa sumó casi un 4 por ciento. Las acciones de Petrobras lideraban el repunte con un alza del 13 por ciento.

“El ex presidente Lula, además de ser el líder del partido, fue el responsable final de la decisión sobre quiénes serían los directores de Petrobras y fue uno de los principales beneficiarios de estos delitos”, dijo la policía en un comunicado. “Hay evidencia de que los delitos lo enriquecieron y financiaron campañas electorales y al tesoro de su grupo político”, agregó.

OFICIALISMO INDIGNADO

Lula respondió con indignación al interrogatorio durante una conferencia de prensa que ofreció por la tarde, al acusar a los investigadores de cometer un “irrespeto a la democracia” y de llevar adelante lo que describió como un circo mediático en lugar de realizar una pesquisa seria.

El ex presidente dijo el viernes a sus seguidores en la sede del Partido de los Trabajadores que respondió a las preguntas de la policía y reiteró su afirmación de que no es dueño de las propiedades de lujo que los investigadores han sugerido que recibió en calidad de sobornos.

Rousseff también ha negado varias veces haber cometido delitos. Su ministro del Trabajo, Miguel Rossetto, dijo que la detención era “un claro ataque a lo que Lula representa”.

“Esto no es justicia, esto es violencia”, agregó en una declaración pública.

En hechos que destacaban las profundas pasiones políticas que rodean al ex presidente, imágenes de televisión grabadas fuera de la casa de Lula mostraban el viernes a sus seguidores en camisetas rojas coreando cánticos, insultos e incluso enfrentándose a opositores.

Decenas de policías llegaron al lugar para poner fin a los altercados, despejando la calle a la fuerza. Los seguidores de Lula también se reunieron para una ruidosa protesta fuera de las oficinas de la Policía Federal en un aeropuerto de San Paulo, hasta donde fue llevado el ex mandatario para el interrogatorio. (Reporte adicional de Daniel Flynn y Maria Pia Palermo. Editado en español por Silene Ramírez y Marion Giraldo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below