ACTUALIZA 1-Brasileños vuelven a las calles para pedir renuncia de presidenta Rousseff

domingo 13 de marzo de 2016 13:53 GYT
 

(Agrega detalles, cita de manifestante y contexto; añade firma y procedencia)

Por Daniel Flynn y Alonso Soto

SAO PAULO/BRASILIA, 13 mar (Reuters) - Miles de personas salieron en masa el domingo a las calles de las principales ciudades de Brasil para exigir la renuncia de la presidenta, Dilma Rousseff, aumentando la presión sobre la líder izquierdista mientras busca sacar al país de la peor crisis política y económica en una generación.

Las manifestaciones son las últimas dentro de una ola de movilizaciones contra el Gobierno que perdieron impulso a fines del año pasado, pero que están recuperando fuerza a medida que una masiva investigación por corrupción se acerca al círculo íntimo de Rousseff.

La magnitud de las protestas del domingo podría ser decisiva para convencer a un Congreso dividido para que apoye el proceso de juicio político iniciado contra Rousseff.

No hubo cifras oficiales de inmediato sobre el número de manifestantes, pero dos fuentes gubernamentales que pidieron preservar su anonimato dijeron a Reuters que las protestas podrían ser más grandes que las de marzo de 2015, que reunieron a cerca de un millón de personas.

Las manifestaciones fueron pacíficas, con decenas de miles de personas vestidas con los colores nacionales verdes y amarillos y portando pancartas con frases como "Dilma fuera" y "Alto a la corrupción".

"Estoy a favor de su juicio político y de nuevas elecciones, porque el voto presidencial de 2014 fue financiado con dinero sucio de la corrupción", dijo Alexandre Cortes, un ingeniero de 39 años que estaba envuelto en la bandera brasileña, en una marcha festiva en Sao Paulo, la mayor ciudad del país y su capital financiera.

Muchos culpan a Rousseff de hundir a la economía en su peor recesión en al menos 25 años. Los sondeos indican que más de la mitad de los brasileños está a favor del juicio político a la presidenta, que fue reelegida en 2014 por un escaso margen para un segundo mandato de cuatro años.

La tensión era alta antes de las manifestaciones, después de que fiscales estatales de Sao Paulo pidieron el arresto del mentor político y predecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, por cargos de lavado de dinero.

(Reporte adicional de Rodrigo Viga en Río de Janeiro y Anthony Boadle en Brasilia; editado en español por Carlos Serrano)