Chile espera invierno ligeramente seco tras retirada de "El Niño": agencia estatal

miércoles 23 de marzo de 2016 11:22 GYT
 

SANTIAGO, 23 mar (Reuters) - Chile enfrentará un invierno austral de normal a ligeramente seco este año tras finalizar el fenómeno climático "El Niño", aunque se esperan mejores condiciones de lluvia respecto al año previo, dijo el miércoles la estatal Dirección Meteorológica de Chile (DMC).

El organismo pronosticó que las temperaturas tanto máximas como mínimas van a estar por sobre lo normal mientras que a largo plazo se estima un retroceso en los niveles de lluvia, en torno al 20 por ciento.

Se espera "un otoño ligeramente seco y así mismo el invierno va a estar, pensando en que el evento de El Niño ya está declinando", dijo la meteoróloga Claudia Villarroel.

"Va a estar ligeramente seco, pero no tan seco como el año 2015", agregó.

La primera mitad del año pasado estuvo fuertemente marcada por la intensa sequía que ha afectado al país en los últimos años.

El mayor productor mundial de cobre recibió hacia agosto mayor cantidad de precipitaciones con la llegada del fenómeno climático, que ayudó revertir parcialmente el impacto de siete años de sequía y mejorar los niveles de los embalses locales.

El Niño, un calentamiento de las aguas superficiales del Océano Pacífico que provoca alteraciones en las corrientes marinas, produce sequías en algunas zonas del mundo e inundaciones en otras.

Para enfrentar la prolongada sequía, el Gobierno anunció el año pasado un plan con millonarias inversiones de largo plazo que incluyen el desarrollo de plantas desalinizadoras.

La industria del cobre, ubicada mayormente en la zona norte del país, se ha visto fuertemente impactada por el sostenido decrecimiento de las fuentes y han tenido que acudir a plantas de desalinización para poder abastecer sus operaciones.

Las menores lluvias afectan además a firmas eléctricas como Endesa Chile y Colbún, que poseen embalses clave en la zona centro y sur del país. También AES Gener posee centrales. (Reporte de Fabián Andrés Cambero. Editado por Marion Giraldo)