Brasileña Vale vende participación en planta siderúrgica CSA a ThyssenKrupp

martes 5 de abril de 2016 10:48 GYT
 

Por Georgina Prodhan y Tatiana Bautzer

FRÁNCFORT/SAO PAULO, 5 abr (Reuters) - La minera Vale SA acordó entregar su participación en la planta acerera CSA a su propietaria mayoritaria, ThyssenKrupp, por un valor simbólico, lo que permitirá a la empresa alemana estudiar la reactivación de su proceso de venta y dará espacio a la minera brasileña para enfocarse en su negocio central.

ThyssenKrupp asumirá toda la deuda de CSA - que totalizaba 2.600 millones de euros (3.000 millones de dólares) a fines de 2015-, mientras que Vale recibirá una parte de las ganancias si la siderúrgica es vendida dentro de un determinado periodo de tiempo. La acerera tiene un valor de 2.200 millones de euros, según cuentas de la firma germana.

La salida de Vale se produce en momentos en que la minera lidia con el impacto de la caída de los precios del mineral de hierro. Su presidente ejecutivo, Murilo Ferreira, dijo en febrero que la compañía busca vender unos 10.000 millones de dólares en activos en el marco de su campaña por reducir su deuda.

El acuerdo se produce menos de una semana después de que la india Tata Steel anunciara que quiere vender sus operaciones en Reino Unido, que están arrojando pérdidas, lo que provocó vaticinios de que ThyssenKrupp podría fusionar su unidad acerera europea con las restantes plantas de Tata en ese continente.

ThyssenKrupp, cuya historia acerera se remonta a más de dos siglos, ha dicho en repetidas ocasiones que quiere participar en la consolidación de la industria siderúrgica de Europa, que afronta dificultades para competir con las baratas importaciones chinas.

Una reducción de su dependencia del acero le permitiría concentrarse en sus otros negocios más rentables, que van desde ascensores y submarinos a autopartes. Una sociedad en el acero podría llevar a que estas operaciones se escindan.

"Creemos que esto (el acuerdo con Vale) es una pieza más en el rompecabezas de los planes de ThyssenKrupp para abandonar el acero", escribieron analistas de Credit Suisse. Sin embargo, Bjoern Voss, analista de MM Warburg, advirtió que cualquier acuerdo final está lejano aún y redujo su recomendación para las acciones de la compañía a "mantener" desde "comprar"

Las acciones de ThyssenKrupp, que avanzaron un 48 por ciento en los dos últimos meses, bajaban un 5,7 por ciento a las 1300 GMT y operaban con uno de los peores desempeños en el índice referencial DAX de la bolsa de Fráncfort.

(1 dólar = 0,8806 euros) (Reporte de Tatiana Bautzer y Guillermo Parra-Bernal en Sao Paulo y Georgina Prodhan en Fráncfort; editado en español por Carlos Serrano/Marion Giraldo)