Sentido Común-Buenas cifras económicas recientes de México, ¿validan una recuperación?

miércoles 6 de abril de 2016 12:34 GYT
 

6 abr (Sentido Común) - A pesar de un turbulento inicio de año en los mercados financieros, con el crudo y el peso sufriendo fuertes desplomes, los indicadores más recientes parecerían indicar que la economía mexicana, a pesar de todo, se mueve e incluso que podría estar repuntando. La confianza del consumidor, por ejemplo, subió 1% en enero, tras ubicarse en territorio negativo en diciembre. Además, las ventas al por menor crecieron a un ritmo de 2.7% en el primer mes del año en términos ajustados por temporalidad y el mayor incremento mensual de los últimos 26 meses, o desde noviembre de 2013. Ante estas cifras y otras, como el avance de 0.6% que arrojó en enero contra diciembre el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), que brinda una perspectiva anticipada de la evolución del producto interno bruto y el mayor crecimiento desde agosto de 2015, algunos analistas reconocen que la economía mexicana ha repuntado en los últimos meses y que tiene, hasta cierto punto y para ciertos sectores, como aquellos vinculados al consumo interno, una perspectiva favorable. Sin embargo, muchos de esos mismos economistas que ven mejoría hacen también hincapié que es aún demasiado pronto para cantar victoria. "Los datos duros de enero son alentadores. . . pero consideramos éstos como resultados excepcionales y no como el comienzo de una tendencia al alza, ya que esperamos que las ventas minoristas y el consumo en general se moderen", escribió Carlos Capistrán, economista para México de Bank of America Merrill Lynch, en un reporte recientemente enviado a los clientes del banco. Hasta ahora la mayoría de los economistas coinciden en señalar que las mejoras económicas que registró el país al inicio del año se deben al mismo factor que permitió al país registrar un crecimiento de 2.5% el año pasado, el mayor desde 2012: un aumento del gasto de los consumidores. Ese gasto ha crecido a lo largo de los últimos meses por la creación de nuevas fuentes de empleo, por mayores aumentos salariales y por envíos récord de recursos provenientes de trabajadores mexicanos que radican en el extranjero a sus familiares en México. Los salarios, de acuerdo a Credit Suisse, han registrado, por ejemplo, las mayores alzas en una década, al tiempo que las remesas en pesos crecieron 25% el año pasado, su mayor crecimiento en los últimos 12 años para alcanzar una cifra histórica de casi 400 mil millones de pesos. "En la parte interna observas un mejor comportamiento, específicamente en el consumo y servicios", dijo César Elías, subdirector de análisis económico de Multiva Casa de Bolsa, en una entrevista telefónica. Sin embargo, Elías agregó que la debilidad de las exportaciones, principalmente las manufactureras, junto con una contracción de la producción industrial, que se encuentra en territorio negativo desde hace meses, sobre todo por la caída de la producción y extracción petrolera, así como una decreciente actividad minera, limitarán los buenos avances que registró el país en los primeros meses de 2016. De ahí que en la última encuesta de Banco de México sobre las expectativas económicas del país, los especialistas entrevistados recortaran su pronóstico para el crecimiento económico del país de este año de 2.45 a 2.4%, la segunda rebaja consecutiva. Algunos incluso, a pesar de los buenos datos, ven una mayor posibilidad de un freno que de un avance. "No pensaría que estamos acelerando, han aumentado riesgos a la baja. . . el tema central es el petróleo", dijo Rafael Camarena, economista de Santander México, en otra entrevista telefónica. Para el especialista del tercer banco de México, filial del mayor banco de España, Santander, los datos económicos relevados hasta ahora son mixtos, por lo que descartó un crecimiento por arriba de 2.5% para este año. "Al igual que el año pasado, seguimos viendo debilidad en las exportaciones petroleras y no petroleras, [así como] caídas en la producción del petróleo", dijo. "Para lograr un repunte económico y poder crecer más allá de 2.5% tendría que darse un crecimiento más dinámico de Estados Unidos, un mayor desempeño de las exportaciones no petroleras y que eso lleve aumento de empleos, un repunte más rápido de sectores internos como construcción y servicios". Una mala noticia adicional para el futuro crecimiento económico del país fue el anuncio reciente que hizo el gobierno de que recortará aún más su gasto en 2017 por una cantidad de 175 mil millones de pesos (10 mil millones de dólares), en adición al recorte de 132 mil 300 millones de pesos que anunció a mediados de febrero para este año. Ambos, para los economistas, afectarán el desempeño económico del país hacia adelante. Esos recortes los ha tenido que tomar el gobierno por el impacto negativo que ha tenido sobre sus finanzas la caída de los precios del crudo y el descenso en la plataforma de producción de crudo de la empresa petrolera estatal, Petróleos Mexicanos. Si bien hoy el peso de los ingresos petroleros en las finanzas gubernamentales ha caído de un nivel de cerca de 33% hace año y medio a otro de 20%, éste descenso se ha tenido que compensar con recortes al gasto para no incrementar el déficit gubernamental. Claro que las autoridades intentan resaltar las buenas cifras económicas que ha reportado México recientemente como augurio de tiempos mejores. Hay que "seguir haciendo esfuerzos, permitiendo que la estabilidad se preserve, para que esta dinámica interna positiva se sume a las reformas estructurales, que ya están mostrando los primeros resultados, y podamos tener un mayor crecimiento hacia delante", dijo Luis Madrazo Lajous, titular de la Unidad de Planeación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en entrevista para el programa de televisión Once Noticias. Claro que para algunos ciudadanos de a pie la realidad está lejos aún de reflejar las buenas cifras que reportó México en los primeros meses del año o los pronósticos favorables de las autoridades. El dueño de un puesto de barbacoa y birria en Coacalco, en el Estado de México, dijo en una entrevista en su local que no ha visto traducidas las mejores cifras económicas en ganancias para sus bolsillos. "La gente ya casi no viene. Antes yo terminaba de vender al medio día, hoy ya son las tres de la tarde y sigo aquí", dijo. "La gente ya no tiene dinero, no se puede dar el lujo de comer fuera". (Redacción Sentido Común)