18 de abril de 2016 / 17:11 / en 2 años

BREAKINGVIEWS-Impugnación a Rousseff es un remedio débil para una mala jaqueca

(El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales)

Por Martin Langfield

NUEVA YORK, 18 abr (Reuters Breakingviews) - Es posible que los inversores se hayan puesto demasiado eufóricos respecto a los efectos curativos que tendría sobre la economía brasileña una impugnación contra la presidenta izquierdista Dilma Rousseff.

El mercado de acciones de Brasil ha subida una quinta parte este año y el real se ha apreciado contra el dólar gracias a las apuestas de los inversores de que la mandataria sería reemplazada por un Gobierno más amigable con los mercados.

La votación del domingo en la Cámara baja contra ella aumenta las posibilidades de que eso ocurra. Pero está lejos de ser un remedio.

El vicepresidente, Michel Temer, comparado alguna vez con un mayordomo en una película de terror, es un astuto septuagenario con unas pulidas habilidades políticas que tratará de recuperar la confianza de los inversores en un nuevo Gobierno. La economía lo necesita tras hundirse casi un 4 por ciento en 2015 y parece probable que este año se contraerá en el mismo porcentaje.

No obstante, Temer se enfrentaría a las airadas protestas de la izquierda, que equipara el proceso contra Rousseff con un golpe. Esas protestas empeorarían si adopta alguna de las medidas que la economía necesita realmente, como una reforma de las pensiones y frenar otros gastos sociales obligatorios.

Por tanto, es probable que Temer se mueva con cuidado con los recortes del gasto social y que promueva, al mismo tiempo, un régimen más liberal para la inversión extranjera en la industria del petróleo, más ventas de activos en el complicado gigantes estatal Petrobras y términos más tentadores para las licitaciones en obras públicas. También es probable que haya un nuevo ministro de Hacienda conocido y respetado por Wall Street.

La votación para impugnar a Rousseff fue burdamente hipócrita. No se insinuó que sea personalmente corrupta, a diferencia de muchos de los que lideran el proceso para derrocarla. La acusación es la manipulación presupuestaria para aumentar sus posibilidades de reelección en 2014, que ella afirma no es una ofensa susceptible de ser castigada con impugnación.

No obstante, la mayoría de los brasileños quiere que se vaya por los efectos debilitadores sobre la economía de la crisis de las materias primas, la ineptitud estatista de Rousseff y una creciente investigación por corrupción en Petrobras.

Casi el mismo porcentaje quería que Temer fuera impugnado -aunque ahora eso ya no parece probable- y sólo cerca de un 2 por ciento le apoyaría en una elección.

La investigación en Petrobras, conocida como “Lavado de Autos”, está escalando rápidamente. Si los fiscales se acercan más al popular ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, los manifestantes tomarán las calles.

Y si la investigación desentierra aun más suciedad de miembros del Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de Temer, su Gobierno se va a encontrar afectado y distraído por escándalos.

Eso envía un mensaje simple para los inversores: compradores, tengan cuidado.

Editado en español por Janisse Huambachano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below