Regulador ambiental chileno formula cargos a estatal Codelco por fundición Ventanas

viernes 6 de mayo de 2016 14:52 GYT
 

SANTIAGO, 6 mayo (Reuters) - El regulador ambiental chileno informó el viernes que formuló cargos a la cuprífera estatal Codelco, la mayor productora mundial de cobre, tras detectar incumplimientos en su fundición y refinería Ventanas.

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) explicó que algunas de las faltas están asociadas a la no conversión a gas natural en ciertos equipos y procesos, así como faltas en reportes y respuestas a requerimientos de información.

"Luego del análisis de los datos obtenidos en terreno y la revisión de informes enviados por la empresa, la SMA imputa un total de 13 infracciones ambientales a la empresa", dijo en un comunicado.

La entidad agregó que además se detectó que la firma no cuenta con sistema de captación, lavado y extracción de gases de neblina ácida en la planta de tratamiento del electrolito; la no ejecución del procedimiento de rescate de fauna silvestre, así como la generación de laminilla de plomo y la producción de cobre electrolítico por sobre lo evaluado ambientalmente.

La formulación de cargos es el inicio del proceso sancionatorio y la empresa cuenta con 10 días hábiles para presentar un plan de cumplimiento o 15 días para presentar sus descargos ante el regulador.

No fue posible obtener inmediatamente una reacción de Codelco sobre el tema.

La SMA destacó que por ser Ventanas de 1964, solamente el organismo puede fiscalizar las modificaciones realizadas posteriormente a 1997.

"La SMA no tiene competencias sobre todo el complejo industrial, sino sólo sobre las partes evaluadas ambientalmente, y que abarcan sólo algunas áreas del recinto", dijo el superintendente Cristián Franz, citado en el comunicado.

Codelco actualmente avanza en un plan de 1.700 millones de dólares para adecuar sus fundiciones a una nueva normativa ambiental que entra en vigencia a finales de la década e incluso evalúa una nueva planta con capital externo. (Reporte de Fabián Andrés Cambero, Editado por Lucila Sigal)