ENFOQUE-Un viaje de 400 kilómetros por 300 dólares: la odisea de venezolanos que compran divisas en Colombia

viernes 7 de abril de 2017 10:30 GYT
 

Por Isaac Urrutia y Anggy Polanco

MARACAIBO/SAN CRISTÓBAL, Venezuela, 7 abr (Reuters) - La ama de casa venezolana Valentina Uzcátegui tramitó en una casa de cambio de Maracaibo, Venezuela, la compra de 300 dólares, en un proceso aparentemente sencillo. Pero para retirar el dinero, el máximo permitido por las reglas cambiarias del país, necesitó días y un viaje de 400 kilómetros a Colombia.

En enero, el Gobierno socialista de Nicolás Maduro abrió una pequeña válvula de escape a su férreo control de cambio para permitir a los residentes de estados fronterizos con Colombia, como Táchira y Zulia, comprar pesos y convertirlos en preciados dólares en el país vecino.

Y ante el deterioro del bolívar, que alguna vez fue una de las monedas más fuertes de Latinoamérica, miles están recurriendo al mecanismo que al comprar el máximo posible les deja una ganancia cambiaria de unos 180 dólares para adquirir comida o medicinas en un país con escasez, recesión y precios que suben a diario.

Una media docena de personas entrevistada por Reuters dijo que la operación arroja un tipo de cambio de unos 1.200 bolívares por dólar, casi cuatro veces el precio del dólar que se cotiza en el mercado paralelo, de unos 4.300 bolívares. Pero el trámite amerita paciencia y algo más de dinero para el viaje.

Buscando aprovechar la oportunidad, Uzcátegui relató que lo primero que hizo fue solicitar una cita en una de las 10 casas de cambio autorizadas por el Gobierno en zonas de frontera. Cuando se le avisó en un correo electrónico días después que disponían de las divisas, viajó hasta Cúcuta por tierra.

Una vez en Colombia tuvo que aguardar horas detrás de otros 400 venezolanos que también hacían fila. Y antes de llegar a su turno, la casa de cambio cerró.

"Debí volver al día siguiente y nos quedamos en un hotel feo, porque los buenos son costosos", recuerda la madre de 27 años sobre su periplo iniciado en febrero en el que debió gastar unos 70.000 bolívares adicionales al trámite (16 dólares a la tasa del mercado paralelo).

"Pero con eso pude comprar los repuestos para arreglar el carro", comentó Uzcátegui, quien logró adquirir más baratas las divisas en Cúcuta, uno de los pocos lugares donde los venezolanos pueden canjear su moneda, fuera de las fuertes restricciones cambiarias vigentes en su país desde 2003.   Continuación...