Decisión Tribunal Supremo Venezuela podría facilitar inversión rusa, pero asustar a grandes petroleras

viernes 31 de marzo de 2017 13:57 GYT
 

Por Alexandra Ulmer

31 mar (Reuters) - La imagen del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela rompiendo el jueves un dictamen del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y advirtiendo a las compañías extranjeras que no hagan acuerdos con el Gobierno socialista resonará en todo el mundo.

La sentencia rota por Julio Borges da permiso al presidente, Nicolás Maduro, para crear empresas mixtas sin necesidad de aprobación parlamentaria, facilitando la inversión en la atribulada industria petrolera del país, corta de liquidez.

Asimismo, podría facilitar acuerdos con compañías como el gigante petrolero ruso Rosneft, al que según reportó Reuters a principios de mes le fue ofrecida una participación en una empresa mixta con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) , como parte de un acuerdo más amplio con el aliado clave de Caracas.

No obstante, es probable que el engorroso marco legal consiguiente y los reclamos internacionales eleven la ansiedad de las petroleras extranjeras, que ya están nerviosas ante la compra de participaciones en yacimientos petroleros por las tambaleantes finanzas del país y un mayor escrutinio regulatorio a nivel local, dijeron fuentes de la industria.

De acuerdo a la Constitución de Venezuela, el Congreso debe aprobar contratos de "interés público nacional" con firmas foráneas. No obstante, el TSJ dictaminó que el Congreso ya no tiene más voz sobre las empresas mixtas, lo que generó críticas de los legisladores por la falta de legitimidad de la corte, generando un laberinto legal.

Esto es un mal presagio para la deprimida economía venezolana, que depende de los envíos de crudo para más del 90 por ciento de sus ingresos por exportación, mientras millones de personas sufren por escasez de alimentos y la elevada inflación.

"Dificulta cualquier decisión de inversión", dijo una fuente con base en Caracas de una petrolera extranjera asociada con PDVSA, que pidió permanecer en el anonimato porque no tiene permitido hablar a los medios.

Pese a todo, Rusia se está convirtiendo en un financista cada vez más importante para el aislado Maduro, en un momento en que muchas otras firmas foráneas se resistían ya a destinar dinero a Venezuela ante el pobre clima de negocios y las deudas.   Continuación...