9 de agosto de 2008 / 16:23 / hace 9 años

Bolivia creará cementera estatal con apoyo de Irán y Venezuela

4 MIN. DE LECTURA

LA PAZ (Reuters) - Bolivia firmó el sábado un convenio con Irán y Venezuela para crear una industria cementera estatal, que arrancará con una inversión de 230 millones de dólares para la construcción de dos fábricas en el altiplano occidental.

La creación de la Empresa Pública Nacional Estratégica Cementos de Bolivia fue anunciada un día después que el Gobierno izquierdista de Evo Morales alcanzara un acuerdo con la petrolera anglo-holandesa Shell sobre una "justa compensación" por una reciente nacionalización.

Morales presidió la firma del acuerdo sobre la industria del cemento, el primer gran proyecto definido en el marco de un programa inicial de cooperación de al menos 1.000 millones de dólares impulsado por el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, durante una visita a La Paz el año pasado.

Las plantas cementeras estatales, ubicadas en los departamentos de Oruro y Potosí, producirán conjuntamente unas 700.000 toneladas anuales, equivalentes al 40 por ciento de la capacidad nacional actual del sector, dominado por uno de los líderes de la oposición conservadora, Samuel Doria Medina.

"Hablé con algunos alcaldes y me dicen que por falta de cemento no han concluido obras (...), que los precios han subido y esta queja que tengo es permanente," dijo Morales en el acto, refiriéndose a la necesidad de impulsar el proyecto.

Por su parte, el encargado de Negocios de Irán, Hojjatollah Soltani, pronosticó un futuro de gran cooperación entre su país y Bolivia, anunciando la apertura del mercado iraní a la soya, productos forestales y otros bienes que destacan en la oferta exportadora boliviana.

Control Estatal

La creación de la cementera estatal se alienará con la política de estatización de la economía que impulsa el izquierdista Morales y que incluye medidas como la nacionalización petrolera y minera y el ingreso del Estado a la producción de aceite, arroz, cartón, papel y carne.

El viernes por la noche, la estatal petrolera boliviana YPFB y una filial del grupo anglo-holandés Shell firmaron un "memorando de entendimiento" para la transferencia definitiva de las acciones que la firma europea tenía en la operadora de ductos Transredes, nacionalizada por Morales hace poco más de dos meses.

El contrato definitivo será firmado en un plazo de dos semanas, de acuerdo a un anuncio que también fue efectuado con la presencia de Morales. La firma YPFB pagará sólo una "justa compensación" por el paquete accionario de 25 por ciento que Shell tenía en Transredes.

Shell controlaba Transredes en sociedad con el grupo internacional de inversiones Ashmore, que tenía otro 25 por ciento, pero que hasta ahora ha rechazado las ofertas bolivianas y anunció una demanda internacional.

"De esta forma y con la suscripción de esta acta de entendimiento y del contrato, el Estado boliviano evita ser demandado ante un tribunal de arbitraje internacional," dijo el ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, citado por la agencia estatal de noticias ABI.

Fuentes gubernamentales han señalando que cuando Transredes fue nacionalizada YPFB ofreció a Shell y Ashmore un pago conjunto de unos 270 millones de dólares.

Transredes, en la que YPFB tiene ahora el 98 por ciento de acciones, opera la red interna de gasoductos y el tramo boliviano de un gasoducto a Brasil.

Reporte de Ana María Fabbri. Por Carlos A. Quiroga, editado por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below