9 de julio de 2008 / 18:00 / en 9 años

Bolivia desentierra varias capas de reliquias antiguas

Por David Mercado

<p>Una obra de cer&aacute;mica de la cultura Tiawanacu es parte de los hallazgos arqueol&oacute;gicos en Copacabana, Bolivia, 4 jul 2008. Un grupo de arque&oacute;logos comenz&oacute; a excavar en un antiguo lugar ceremonial en el este de Bolivia, para reconstruir los rituales y la vida diaria de culturas que datan de hasta 3.000 a&ntilde;os atr&aacute;s. Lugare&ntilde;os se toparon con los restos arqueol&oacute;gicos mientras limpiaban el terreno para construir un nuevo mercado en el pintoresco pueblo de Copacabana, un centro tur&iacute;stico en las costas del Lago Titicaca. Photo by David Mercado/Reuters</p>

COPACABANA, Bolivia (Reuters) - Un grupo de arqueólogos comenzó a excavar en un antiguo lugar ceremonial en el este de Bolivia, para reconstruir los rituales y la vida diaria de culturas que datan de hasta 3.000 años atrás.

Lugareños se toparon con los restos arqueológicos mientras limpiaban el terreno para construir un nuevo mercado en el pintoresco pueblo de Copacabana, un centro turístico en las costas del Lago Titicaca.

Muchas de las tumbas, textiles, piezas de arcilla y joyas desenterrados pertenecen a las bien documentadas culturas Inca y Tiwanaku que poblaron la zona hace cientos de años.

Pero algunas de las reliquias se remontan a 3.000 años atrás, cuando una poco conocida tradición religiosa, llamada Yayamama, se cree que floreció en los Andes.

“Esculpían esculturas que tienen una figura de un hombre a un lado y una mujer al lado opuesto (...) serpientes bicéfalas y otros elementos geométricos,” dijo el arqueólogo peruano Sergio Chávez, quien trabaja para la Central Michigan University de Estados Unidos.

Las esculturas, que también presentan serpientes de dos cabezas y formas geométricas, aún son reverenciadas por grupos indígenas locales.

Los Yayamama construyeron una serie de templos pequeños junto al lago, a una distancia de dos horas caminando uno del otro, dijo Chávez a Reuters.

Vestido con un sombrero fedora como el de Indiana Jones, Chávez dijo que estudiará los restos estratificados para entender de mejor forma cómo evolucionaron las diferentes culturas andinas.

“Comenzando con el período más antiguo Yayamama, eso está a 3.000 años y gradualmente tenemos una serie de generaciones (...) Tiwanaku de hace 1.000 años y después viene lo Inca, lo colonial, la época de la hacienda y de la república,” dijo Chávez, en medio de decenas de objetos de arcilla destruidos dentro su laboratorio en terreno.

Afuera, un grupo de indígenas aymaras, a quienes Chávez entrenó, limpiaba la tierra alrededor de las tumbas y grandes artículos de arcilla buscando artefactos más pequeños.

“Tenemos mucho de que estar orgullosos y tenemos que buscar nuestra identidad en estas cosas. Para entender el presente y para planificar el futuro tenemos que ver el pasado,” dijo.

Pero el arqueólogo formado en Estados Unidos dijo que no todos en Copacabana, cerca de la frontera con Perú, están tan entusiasmados con el pasado como él lo está.

Los lugareños están decididos a terminar la construcción que comenzaron en junio y Chávez dijo que se siente presionado.

“Hemos tenido que trabajar fuertemente con el fin de mostrar la arquitectura, los restos, que todavía quedan en esa zona, para que la gente se dé cuenta que tienen valor cultural sumamente importante,” argumentó.

“Quieren meter el tractor y estoy dispuesto a arrodillarme para suplicarles que no destruyan esto,” agregó. (Reporte adicional y escrito por Eduardo Garcia; Editado en español por Ricardo Figueroa)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below