Honduras desafía presión mundial, niega regreso Zelaya

miércoles 1 de julio de 2009 17:52 GYT
 

Por Gustavo Palencia y Anahí Rama

TEGUCIGALPA (Reuters) - El Gobierno interino de Honduras desafió el miércoles la presión internacional al asegurar que no existe la más remota posibilidad de que el derrocado presidente Manuel Zelaya vuelva al poder, pese al ultimátum dado por la OEA para restituir al mandatario.

El Gobierno encabezado por Roberto Micheletti aseguró que Zelaya será arrestado si regresa al país, incluso si vuelve acompañado por los presidentes de Argentina y Ecuador y del jefe de la OEA, como fue anunciado esta semana.

"Absolutamente no hay la más mínima posibilidad, el presidente Zelaya está afuera por órdenes del pueblo", dijo el canciller interino, Enrique Ortez, en entrevista con Reuters.

Desde su casa de Tegucigalpa, Ortez añadió que no existe conversación con ningún gobierno extranjero ni con organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre un eventual retorno del depuesto líder hondureño.

"La soberanía no se negocia, nosotros no estamos negociando absolutamente nada", sentenció el veterano político hondureño.

Un grupo de militares sacó a Zelaya de su casa el domingo a punta de fusil y lo obligó a abandonar el país cafetalero con destino a Costa Rica cuando promovía una consulta popular que abriera el camino a la reelección presidencial, considerada inconstitucional por los tribunales y los partidos políticos.

La OEA se unió a la condena mundial del "golpe militar" y dio un ultimátum de 72 horas para que el Gobierno interino garantice el "inmediato, seguro e incondicional retorno del presidente (...) a sus funciones constitucionales" o advirtió que suspenderá al país del organismo.

En Washington, el embajador del Gobierno de Zelaya ante la OEA, Carlos Sosa, dijo que el secretario general del organismo, José Miguel Insulza, designará una comisión para tratar de establecer contacto con el presidente interino y negociar una salida a la crisis antes de que venza el plazo.   Continuación...

 
<p>El derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y el presidente de la OEA, Jos&eacute; Miguel Insulza, participan en una conferencia de prensa al t&eacute;rmino de una asamblea especial en la sede de la organizaci&oacute;n en Washington nt news conference at the end of the special general assembly of the OAS in Washington, 1 jul 2009. El Gobierno interino de Honduras que se instal&oacute; tras el derrocamiento de Manuel Zelaya buscaba el mi&eacute;rcoles ganar legitimidad, pese a la creciente presi&oacute;n internacional para restituir al mandatario en el poder y al ultim&aacute;tum de la OEA para restablecer la democracia. REUTERS/Yuri Gripas (IMAGENES DEL DIA)</p>