Chile cataloga de "ofensiva" denuncia Perú de espionaje

martes 17 de noviembre de 2009 17:48 GYT
 

Por Rodrigo Martínez y Patricia Vélez

SANTIAGO/LIMA (Reuters) - Chile calificó el martes como "ofensivas" las denuncias de Perú de que Santiago estaría detrás de un presunto espionaje militar, un caso que ha tensado las relaciones bilaterales y que Lima denominó como "hostil".

El Gobierno peruano aseguró que el caso, pese a insistir que constituye un hecho "inamistoso", no tiene por qué afectar los activos y crecientes lazos comerciales, así como tampoco los diplomáticos -caracterizados por constantes altibajos- entre ambos países.

Mientras que la presidenta chilena, Michelle Bachelet, en sus primeros comentarios sobre la denuncia hecha el viernes por el Gobierno peruano, pidió respeto a las autoridades vecinas y consideró que levantar esa acusación no contribuye a la integración mutua.

El caso estalló luego que el Gobierno peruano dijo que confirmó que un agente de la Fuerza Aérea de Perú (FAP), que había trabajado en la embajada de Lima en Santiago en el 2002, fue detenido y acusado de enviar información militar reservada a Chile.

El Gobierno de Bachelet ha rechazado las acusaciones, pero Perú permanece firme en su denuncia y dijo el martes que tiene identificadas a por lo menos seis personas que colaboraron en el supuesto espionaje militar a favor de Chile y que enviará la información a su vecino para averiguaciones.

Entre los implicados se encontraría otro suboficial también de la FAP que autoridades peruanas dijeron que huyó a Estados Unidos con información que podría ser relevante en el caso, que el presidente García calificó de espionaje "propio de una republiqueta".

Bachelet consideró esas expresiones como "ofensivas y altisonantes" y dijo que "en nada contribuyen a la integración y la cooperación que deben animarnos entre países vecinos".

"Lo que debe primar sobre todas las cosas es el respeto, sobre cualquier otra consideración, así como la responsabilidad de las autoridades", agregó la mandataria al inaugurar un nuevo centro de control aéreo en Santiago.

Tras denunciar el presunto espionaje, Lima llamó a informar a su embajador en Santiago, Carlos Pareja. El enviado chileno en Perú, Fabio Vío, se encontraba por asuntos familiares en Santiago, donde permanecerá unos días "en consultas".

MAS LEÑA AL FUEGO

El canciller peruano, José Antonio García Belaunde, trató el martes de poner paños fríos a las declaraciones del día previo del presidente, pero volvió a lanzar leña al fuego al catalogar el supuesto espionaje como "un acto hostil".

"Son expresiones sí de rechazo a un acto que es inamistoso, definitivamente es un acto hostil", precisó a periodistas.

García consideró el lunes como "repulsivo" el supuesto espionaje de Chile, un importante inversor en Perú, y acusó a sectores conservadores chilenos ligados a la última dictadura militar de estar detrás del caso que puso los lazos de los vecinos en su peor nivel en los últimos años.

El tema escaló el fin de semana durante una reunión del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en Singapur, donde coincidieron Bachelet y García. El mandatario peruano adelantó su regreso en señal de molestia y canceló una cita con la presidenta chilena.

Pese a la creciente tensión, Lima dijo que continuará las relaciones diplomáticas y comerciales con Santiago.

"Se van a mantener las relaciones con Chile, tenemos una discrepancia, esperemos que Chile proceda a hacer las investigaciones del caso y deslindar las responsabilidades", afirmó el canciller peruano.

El ministro de Defensa de Perú, Rafael Rey, afirmó por su parte que "el presidente ha sido muy claro que esto no es atribuible de ninguna manera al pueblo chileno, de manera que las inversiones de Chile en el Perú están seguras".

Chile y Perú se enfrentaron en la "Guerra del Pacífico" a fines del siglo XIX y desde entonces las relaciones entre ambos han sufrido altibajos. Actualmente, mantienen un diferendo en una corte internacional por sus límites marítimos.

Pese a los roces, los lazos comerciales y las inversiones entre Lima y Santiago se han fortalecido en los últimos años y, según expertos, lo seguirán haciendo. En el 2008, el comercio entre los dos países creció un 24 por ciento, a 3.370 millones de dólares, según datos oficiales de Chile.

(Reporte de Bianca Frigiani y Rodrigo Martínez en Santiago y de Patricia Vélez y Marco Aquino en Lima; Editado por Silene Ramírez)