CIDH admite demanda contra Perú por supuesta ejecución a rebelde

jueves 23 de febrero de 2012 18:29 GYT
 

LIMA (Reuters) - La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) admitió una demanda contra el Estado peruano por una supuesta ejecución extrajudicial a un rebelde durante un rescate de rehenes en 1997, informó el jueves el Gobierno, en un caso que puso en el tapete la situación de los derechos humanos en el país.

El ministro de Justicia, Juan Jiménez, dijo al dar la información que el Estado se defenderá en el caso que puso bajo tela de juicio la actuación militar en una operación que recibió elogios porque culminó con el rescate de unas 70 personas secuestradas en la residencia del embajador de Japón en Lima.

Según la denuncia, el Estado peruano es responsable de la violación del derecho a la vida de Eduardo Nicolás Cruz Sánchez, "Camarada Tito", un rebelde del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) que fue abatido por militares cuando ya estaba rendido.

"Queremos anunciar (...) que ya llegó la notificación de la Corte Interamericana admitiendo el caso Cruz Sánchez contra el Perú", dijo Jiménez en conferencia de prensa.

"Nosotros estamos listos para poder afrontar este caso. Tenemos las herramientas jurídicas, tenemos las pruebas, tenemos la posibilidad de garantizar un juicio donde el Perú va a defenderse", agregó.

Los militares que participaron en la operación de rescate han sido catalogados como "héroes" por el actual Gobierno del presidente Ollanta Humala, un comandante del ejército retirado.

La denuncia se da a partir de las declaraciones de un funcionario de la embajada japonesa en Perú quien afirmó que, tras el rescate, vio con vida al camarada Tito, con las manos amarradas y tirado en el suelo boca abajo, en un jardín contiguo a donde habían llevado a algunos rehenes liberados.

Según la Comisión de la Verdad encargada de elaborar un informe sobre la violencia armada interna entre 1980 y el 2000, el funcionario japonés Hidetaka Ogura afirmó que Cruz "intentó hablar levantando su cabeza y un policía armado que estaba de custodia, pateó su cabeza y ésta empezó a sangrar".

"Unos minutos después, apareció un militar del túnel e hizo levantar a Tito y lo llevó a la residencia", agregó el funcionario japonés según el informe de la comisión.   Continuación...