Chávez llora durante misa por su salud en Venezuela

jueves 5 de abril de 2012 21:01 GYT
 

Por Mario Naranjo

CARACAS (Reuters) - El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, lloró el jueves durante una misa por su salud, horas después de retornar desde Cuba donde es tratado del cáncer que padece y que ha desatado dudas sobre su estado de salud de cara a las elecciones de octubre.

Chávez, quien le rogó a Jesús que le permita seguir viviendo, no dio más detalles sobre su salud tras los brindados a su llegada al país.

"Ahora no pude evitar unas lágrimas", dijo Chávez en la ceremonia organizada en su natal Barinas, al suroccidente del país.

"Dame tu corona Jesús, dame tu cruz, tus espinas que yo sangro, no me lleves todavía", imploró segundos antes del final de la transmisión.

El mandatario estuvo acompañado de sus padres y sus familiares en el acto que fue íntimo pero televisado a todo el país por el canal estatal VTV.

El líder socialista retornó a Venezuela en la madrugada del jueves tras recibir la segunda de cinco rondas de radioterapia que dijo que tendrá para combatir el cáncer. Chávez seguirá las próximas semanas viajando entre Caracas y La Habana para continuar con la irradiación, aunque no precisó cuándo o por cuánto tiempo volverá a salir.

La cancillería venezolana informó el miércoles que Chávez tiene la intención de reunirse "próximamente" en Brasil con la presidenta Dilma Rousseff y el ex mandatario José Ignacio Lula da Silva.

Los detalles sobre su afección siguen sin ser conocidos y los rumores sobre su condición no amainan, con numerosos periodistas y expertos publicando información extraoficial en las redes sociales que cuestiona la información gubernamental.   Continuación...

 
<p>El presidente de Venezuela, Hugo Ch&aacute;vez, llor&oacute; el jueves durante una misa por su salud, horas despu&eacute;s de retornar desde Cuba donde es tratado del c&aacute;ncer que padece y que ha desatado dudas sobre su estado de salud de cara a las elecciones de octubre. En la foto, el mandatario en la misa. Abr 5, 2012 REUTERS/Entrega/Palacio de Miraflores</p>