Colombia mantiene estable la tasa de interés

viernes 29 de junio de 2012 16:37 GYT
 

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ (Reuters) - El Banco Central de Colombia dejó el viernes estable en un 5,25 por ciento su tasa de interés de referencia y expresó su preocupación por el efecto que puede tener la crisis financiera de Europa sobre la economía local, que creció menos de lo esperado en el primer semestre.

Es el cuarto mes consecutivo en que el organismo emisor mantiene la tasa de interés sin cambios, en línea con las expectativas del mercado, pese a que algunos dirigentes empresariales comenzaron a solicitar recortes para reducir los costos del crédito.

A pesar de que líderes políticos de la Unión Europea anunciaron fórmulas para enfrentar una crisis de deuda, la junta del emisor de Colombia expresó su preocupación por una fuerte recesión en la zona del euro que podría afectar el crecimiento interno, al igual que el menor ritmo de expansión en Estados Unidos.

"Con la información que tenemos disponible, de manera mayoritaria, la posición de la junta hoy (viernes) es que 5,25 por ciento es la tasa adecuada para la economía colombiana", dijo el gerente del banco José Darío Uribe.

"Es la tasa coherente con una inflación de 3 por ciento, que es nuestra meta, y con una economía que crezca de una manera sostenible a la tasa más alta posible", explicó al revelar que la decisión no fue unánime.

La decisión de mantener estable la tasa se produjo después de un análisis de los datos económicos de junio, que incluyó el riesgo de una desaceleración de la economía y un aumento de los préstamos bancarios que encendieron las alarmas de la junta en los últimos meses, mientras trata de impedir que los hogares colombianos se endeuden demasiado.

El Banco Central sostuvo que el crecimiento anual de la cartera comercial continúa desacelerándose y que aunque el crédito a los hogares se ha moderado aún permanece alto, especialmente el de consumo.

El organismo emisor aumentó la tasa de interés en 225 puntos básicos durante el último año hasta su primera pausa en marzo, en un intento de desestimular a los consumidores de asumir créditos en exceso para comprar automóviles, bienes raíces y otros artículos.   Continuación...