Economía Uruguay se desacelera en 2do trim por sequía

jueves 20 de septiembre de 2012 19:30 GYT
 

Por Malena Castaldi

MONTEVIDEO (Reuters) - El crecimiento de la economía uruguaya se desaceleró en el segundo trimestre de este año debido a una severa sequía que golpeó la generación de electricidad elevando los costos de la energía, dijo el jueves el Banco Central.

El Producto Interno Bruto (PIB) creció un 3,8 por ciento interanual, tras haberse expandido un 4,2 por ciento en el primer trimestre.

El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, destacó que pese a la desaceleración, "la economía continúa creciendo a tasas elevadas. Esto nos permite pensar que se cumplirá con la proyección anual del 4 por ciento e incluso es posible que se supere".

"La convergencia del crecimiento efectivo a la tasa potencial del 4 por ciento en las actuales circunstancias no puede ser interpretada sino como una fortaleza de la economía", añadió en el sitio web de Presidencia.

El Banco Central explicó que el desempeño de la economía se vio afectado por la debilidad del sector de suministro de electricidad, gas y agua por el impacto de la sequía.

Al contrario, la construcción, el transporte, el almacenamiento y las comunicaciones incrementaron su actividad.

Lorenzo dijo que en el análisis de los datos se debe tener en cuenta "la disminución del 60 por ciento en la producción del sector electricidad, gas y agua, directamente atribuible a la sequía experimentada en el primer semestre del año".

"Junto con la instalación de un escenario recesivo en algunas de las economías desarrolladas y las trabas experimentadas en el comercio de bienes y servicios con Argentina", explicó.

El país tiene centrada su matriz de generación energética en represas y embalses que se complementan con centrales térmicas. La falta de lluvias implicó una mayor importación de energía desde Argentina y Brasil, así como la adquisición de más combustible para el funcionamiento de las calderas.

"Eso ha significado precios muy altos en el abastecimiento de la demanda y llegamos a pagar 5 millones (de dólares) diarios por el costo", dijo a Reuters el vicepresidente de la empresa estatal de energía UTE, César Briozzo.

"Por supuesto (esto) hizo que nos gastáramos en el primer semestre los 900 millones (de dólares) previstos para todo el año; eso evidentemente impacta", agregó.

El ingeniero estimó que UTE tendrá un costo de generación eléctrica de unos 1.500 millones de dólares en 2012.

El efecto de la sequía no sólo ha repercutido en las cuentas nacionales. El déficit fiscal fue ajustado a un 1,7 por ciento para este año desde un 1,1 por ciento previo. Los resultados del Ministerio de Economía a julio reflejaron un saldo negativo de un 2,1 por ciento del PIB.

"Los impactos fundamentales son el alto costo de la generación térmica de derivados del petróleo y energía importada", explicó Briozzo.

En este contexto, y tras aplicar durante tres meses un plan que incentivaba el ahorro de energía por parte de los consumidores, UTE decidió elevar sus tarifas un 4,6 por ciento desde septiembre.

El país sudamericano trabaja en la diversificación de sus fuentes energéticas y realizará un llamado público para la construcción de una regasificadora que estaría operativa en 2015.

La nueva planta tendrá capacidad para producir 10 millones de metros cúbicos de gas natural licuado por día.

DESACELERACION

El PIB creció un 0,8 por ciento en el segundo trimestre frente al primer trimestre. En tanto, el Banco Central revisó al 2,2 por ciento desde el 1,9 por ciento el desempeño del indicador en el primer trimestre, en la comparación con los últimos tres meses del 2011.

La proyección oficial de crecimiento de la economía para el 2012 es de un 4 por ciento, mientras que el mercado prevé una expansión de un 3,41 por ciento, según un sondeo entre analistas del Banco Central difundido recientemente.

"Los datos generales no sorprenden porque todos estamos esperando un proceso de desaceleración y la mediana de las expectativas apunta en esa dirección", dijo a Reuters el economista independiente Javier De Haedo.

"Viendo los datos de oferta y demanda agregada, es notorio que el consumo privado sube más que el PIB, por lo cual es evidente que tanto la política fiscal como el gasto público y los altos salarios hacen que la demanda se mantenga firme", agregó.

De acuerdo con el informe del Banco Central, la demanda interna estuvo sustentada en la compra privada de bienes importados, así como en maquinaria y equipos para la construcción, sector que creció un 22,3 por ciento interanual.

(Reporte de Malena Castaldi, con informe adicional de Felipe Llambías; Editado por Javier López de Lérida y Silene Ramírez)