ENFOQUE-El largo y brutal viaje a puerto en Brasil

viernes 2 de noviembre de 2012 12:57 GYT
 

-- Para ver esta historia en PDF: link.reuters.com/nup73t --

Por Peter Murphy

RONDONOPOLIS, Brasil (Reuters) - La vista desde la cabina del camión de Marcondes Mendonça ayuda a entender el éxito de los agronegocios en Brasil: modernas cosechadoras peinan día y noche campos de granos que se extienden hasta donde alcanzan los ojos.

Pero su tortuoso viaje siete días por carreteras llenas de baches y azares para llevar un cargamento de maíz en el puerto de Santos ilustra los enormes desafíos que Brasil tiene para exportar sus riquezas naturales.

El crucifijo que cuelga del retrovisor de Mendonça, por ejemplo, no es sólo para protegerlo de los peligros de la carretera sino también para ayudarlo a lidiar con los embotellamientos, filas en el puerto y una densa burocracia que frena el flujo de productos y servicios en la mayor nación de América Latina.

La colapsada infraestructura es uno de los desafíos de la sexta mayor economía del mundo y potencia productora de alimentos que podría desplazar el 2013 a Estados Unidos como el principal productor de soja.

Los transportistas calculan que el transporte de cargas subirá cerca de un 30 por ciento una vez cosechada la zafra de granos.

Para ver el problema de cerca, un reportero y un fotógrafo de Reuters acompañaron a Mendonça en un reciente viaje.

"¡Qué Dios nos proteja!", dijo el camionero de 27 años mientras los frenos de su camión soltaban un fuerte soplido.   Continuación...

 
<p>Un camionero apoya sus pies sobre el salpicadero de su cami&oacute;n mientras espera poder descargar granos en el terminal America Latina Logistica en Alto de Araguaia, Brasil, sep 24 2012. La vista desde la cabina del cami&oacute;n de Marcondes Mendon&ccedil;a ayuda a entender el &eacute;xito de los agronegocios en Brasil: modernas cosechadoras peinan d&iacute;a y noche campos de granos que se extienden hasta donde alcanzan los ojos. REUTERS/Nacho Doce</p>