ENFOQUE-El cambio comienza a sentirse en Bolivia pero persiste descontento

jueves 15 de noviembre de 2012 13:06 GYT
 

Por Helen Popper

EL ALTO, Bolivia (Reuters) - Caótica y desparramada en una planicie de los Andes, la ciudad boliviana de El Alto es conocida por el mal de altura, la pobreza y el derrocamiento de gobiernos, una reputación sobrecogedora que espanta a muchos negocios.

Pero años de relativo crecimiento económico y estabilidad están cambiando tanto las actitudes como el acceso a la riqueza en uno de los países más pobres y volátiles de Sudamérica, y hasta hay empresarios que están mirando al potencial de El Alto.

Ya se proyectan los primeros supermercados, centros comerciales y complejos de cines, con inversiones privadas multimillonarias que hace una década eran impensables en Bolivia, y menos en la urbe de mayoría indígena situada a 4.050 metros sobre el nivel del mar.

Bancos y pizzerías se multiplican en las polvorientas calles alteñas, repletas de peatones y vehículos aunque escasas de oxígeno, donde florece toda clase de negocios instalados en incontables edificios que por fachadas sólo muestran sus ladrillos.

"Antes casi no había ventas, ahora con este gobierno hay algo para vender", dijo Alicia Villalba, de 33 años, que ofrecía ollas brasileñas en un mercado callejero que funciona dos veces por semana y en el que se encuentra de todo, desde ovejas y películas piratas hasta vehículos todo terreno.

"Yo espero que la economía siga creciendo y que pueda mantener a mis hijos con este trabajo, nada más que eso", comentó mientras que una mujer vestida con las tradicionales polleras amplias y multiplegadas, y el infaltable sombrero tipo hongo, le compraba un juego completo de ollas.

Las estimaciones arroja que unos dos millones de dólares cambian de manos cada día en ese mercado, no el único de su tipo en El Alto.

"Para mí está bien, hay mucha ayuda para la gente pobre. Aquí por ejemplo los niños tienen ayuda con sus materiales escolares", agregó la vendedora.   Continuación...