Nuevo escándalo de corrupción remece al Gobierno brasileño

sábado 24 de noviembre de 2012 15:59 GYT
 

Por Anthony Boadle

BRASILIA (Reuters) - La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ordenó el sábado la exoneración de funcionarios de Gobierno supuestamente involucrados en una red de sobornos, incluyendo al número dos de la Fiscalía General de la Unión, en un intento por apagar un nuevo escándalo en ciernes.

La policía federal registró oficinas del Gobierno en Brasilia y São Paulo el viernes y arrestó a seis personas por manejar una red de tráfico de influencias que venía aprobaciones gubernamentales a empresarios a cambio de sobornos.

Entre los funcionarios bajo investigación figuran la ex secretaria personal del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Rosemary de Noronha, que ha dirigido la oficina regional de la presidencia en São Paulo desde el 2005.

El escándalo de sobornos se desató tras el mayor juicio por corrupción política de Brasil, que acabó con la condena a distintas penas en prisión para algunos de los más cercanos asesores de Lula por comprar apoyo en el Congreso para su Gobierno del Partido de los Trabajadores tras asumir su mandato el 2003.

Rousseff, la sucesora elegida por Lula, no se vio afectada por el escándalo de compra de votos y ha aumentado su popularidad al ganarse una reputación de no tolerar la corrupción.

Pero el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) fue remecido por el escándalo que mancilló el legado de Lula, pese a que él no se vio implicado.

El nuevo caso de corrupción podría dañar aún más la posición de Lula, quien sigue siendo el político más influyente de Brasil.

Los arrestos del viernes incluyeron los de dos hermanos que fueron recomendados por la ex secretaria de Lula, Noronha, para cargos en el Gobierno federal: Paulo Rodrigues Vieira, director de la Agencia Nacional de Aguas, y Rubens Carlos Vieira, director de infraestructura aeroportuaria de la Agencia Nacional de Aviación Civil.   Continuación...