Peña recibe herencia de sangre y terror en México

jueves 29 de noviembre de 2012 19:53 GYT
 

Por Anahí Rama

XALAPA, México (Reuters) - Con sus ojos nublados por las lágrimas, una anciana toma de los brazos a un infante de marina y le suplica que no dejen las tareas de vigilancia en esta ciudad colonial mexicana, hasta hace poco azotada por el sanguinario cártel de los Zetas.

"Sólo en ustedes confiamos, por favor no se vayan de Xalapa. La policía es dinero en sueldos tirados a la basura, muchos trabajan para ellos (los delincuentes)", dijo Cirenia Aguilar, una ama de casa de 66 años.

Como en otras ciudades de México, en la capital del estado de Veracruz -donde en mayo un periodista apareció descuartizado cerca del palacio de gobierno- los pobladores temen que el nuevo presidente que asume el sábado, Enrique Peña Nieto, retire a los marinos que desde el año pasado fungen como policías.

Son parte de las decenas de miles de efectivos militares que el presidente saliente Felipe Calderón sacó a las calles a lo largo de sus seis años de mandato para tratar de combatir frontalmente al narcotráfico y tomar el lugar de policías municipales corrompidas por las organizaciones criminales.

Pero se equivocó en su estrategia, coinciden especialistas. Los costos sociales y económicos de la cruzada de Calderón han sido inmensos por donde se mire y los resultados, magros.

Las muertes por la guerra frontal contra el narco superan las 60,000, organizaciones privadas estiman que hay 10,000 desaparecidos y un millón y medio de desplazados por la violencia que llegó a niveles nunca antes vistos, a pesar de que el gasto en seguridad creció un 130 por ciento bajo su mandato.

¿Los logros? Calderón inició el largo proceso de fortalecer el sistema penal y judicial y logró arrestar o abatir a una veintena de capos, pero esto generó una metástasis de cárteles por todo el país que luchan a sangre y fuego por territorios, extorsionando y secuestrando para financiarse.

Las noticias de ejecuciones, decapitaciones y cuerpos colgados en puentes se volvieron cosa cotidiana a lo largo del Gobierno de Calderón. En una macabra matanza, los Zetas asesinaron hace dos años a 200 inmigrantes cerca de la frontera con Estados Unidos.   Continuación...