Brasil sufre riesgo de racionamiento energía ante verano seco

lunes 7 de enero de 2013 22:06 GYT
 

Por Anthony Boadle

BRASILIA (Reuters) - Brasil enfrenta la posibilidad de una racionamiento generalizado de energía por primera vez desde 2001, debido a un verano seco y caluroso que ha reducido el agua de los embalses de los cuales se alimentan las hidroeléctricas y ha elevado el consumo por el uso de aires acondicionados.

Expertos en electricidad afirman que aun si el país logra evitar el racionamiento podría tener que compensar los déficits con un mayor uso de energía termoeléctrica -que es más costosa- y eso podría perjudicar los planes que tiene la presidenta Dilma Rousseff de bajar las tarifas eléctricas este año.

El ministro de Energía, Edison Lobao, dijo que el costo adicional de las plantas alimentadas con diésel sumará menos del 1 por ciento a las cuentas de los consumidores de energía eléctrica durante los meses que sean usadas, descartando la posibilidad de nuevos controles gubernamentales.

"No hay ninguna posibilidad de racionamiento, no hay posibilidad de escasez", dijo Lobao en una entrevista con la cadena de televisión Globo.

El temor a un racionamiento afectó el mercado de valores brasileño, con una pérdida el lunes de casi un 1 por ciento de la bolsa de Sao Paulo.

Según cómo Rousseff maneje el déficit -y si llueve en las próximas semanas- las consecuencias podrían afectar la capacidad de Brasil de lograr su meta para la inflación en 2013 y dañarían el crecimiento en una economía que ya está estancada.

Varias grandes ciudades sufrieron apagones esporádicos en los últimos meses. Restringir la electricidad, un escenario que analistas del sector privado ven como probable, podría causar fuertes disrupciones en la industria de la sexta economía más grande del mundo, que incluye a grandes consumidores como las empresas del sector siderúrgico y minero.

A fines de diciembre, Rousseff rechazó la idea de racionar la electricidad y dijo que era "ridículo" pensar en eso.   Continuación...

 
Imagen de archivo de unas torres de alta tensión en el estado de Para en Brasil, mar 30 2010. La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, convocó a una reunión de emergencia con funcionarios del sector de energía, ya que los niveles de agua en los embalses de las hidroeléctricas que proveen la mayor parte de la electricidad del país cayeron cerca de niveles críticos, reportó el lunes un diario local. REUTERS/Paulo Santos