Venezolanos, a la caza en supermercados donde la escasez convive con lo gourmet

viernes 25 de enero de 2013 16:10 GYT
 

Por Brian Ellsworth

CARACAS (Reuters) - En un supermercado de un acomodado distrito de Caracas no hay ni un paquete de harina de trigo, pero está repleto de pan dulce gourmet importado de Italia. No se puede encontrar azúcar por ningún lado, pero los edulcorantes como Equal o Splenda están disponibles en las góndolas.

En un barrio popular, los compradores luchan por encontrar pollo, aunque el camarón está a la orden del día.

El desabastecimiento ocasional de productos se ha convertido en cosa habitual en la Venezuela del presidente socialista Hugo Chávez, que no ha sido visto desde que se sometió a una nueva cirugía contra el cáncer en Cuba el 11 de diciembre.

Pero en la distorsionada economía venezolana, son los productos básicos los que suelen escasear, mientras es fácil hacerse de bienes de lujo o de artículos de nicho.

"Puedes conseguir un whisky de 18 años en cualquier esquina, eso no tiene problemas, son los artículos de la cesta básica que tienen problemas", dijo Iris Moreno, una economista retirada de 63 años.

"Ves una persona andando en la vía con una bolsa de supermercado y le dices '¿Eso amarillo es harina pan?' y dicen 'sí señora, ¡Corra antes de que se acabe!", agregó.

Bajo el sistema de control de precios creado por Chávez, los comerciantes pueden ser multados o encarcelados por vender productos como la leche, aceite de cocina y harina de maíz -crucial para cocinar las populares arepas- a un precio mayor al establecido por el Estado.

Pero pueden vender champán, arroz basmati o aceite de trufa al precio que quieran, supliendo a los supermercados y las tiendas de la esquina con un rango de productos que muchos no consumen o simplemente no tienen dinero para comprarlos.   Continuación...