Huelga de estibadores en Brasil expone fragilidad de sus puertos

viernes 22 de febrero de 2013 16:43 GYT
 

Por Gustavo Bonato y Roberto Samora

SANTOS, Brasil (Reuters) - Los estibadores de Brasil paralizaron el viernes los embarques de materias primas en los puertos clave del país con una huelga de seis horas para protestar por el plan del Gobierno de reformar las regulaciones y poner más de 150 terminales en manos del sector privado.

Ante una cosecha récord de soja en ciernes y la disputa laboral en los puertos tomando fuerza, están creciendo las dudas sobre la capacidad de Brasil para cumplir con sus envíos y sofocar la creciente inquietud en los mercados mundiales de materias primas.

La huelga de seis horas del viernes detuvo el embarque y desembarque de 17 de los 26 barcos en el mayor puerto del país, Santos, y desaceleró el flujo de soja, maíz, azúcar, café y otros productos. El puerto de Paranagua también fue paralizado, dijeron las autoridades.

Incluso antes de que los estibadores abandonaran sus puestos de trabajo el viernes, corredores de materias primas ya habían reportado filas de camiones esperando para descargar soja y más de cien buques aguardando o llegando al puerto para transportar sus mercancías a granel hacia los mercados internacionales.

Los esperados retrasos de los embarques en los puertos brasileños provocaron que China, el mayor comprador, cancelara esta semana al menos dos cargamentos desde el país sudamericano y en su lugar comprara a Estados Unidos.

"Está completamente paralizado", dijo a Reuters Sergio Mendes, director general de Anec, refiriéndose al puerto de Santos más temprano el viernes.

Las grúas y cargadoras de buques que normalmente trasladan contenedores y embarques desde las naves a Santos detuvieron sus operaciones completamente la mañana del viernes. La amenaza de una huelga por tiempo indefinido a mediados de marzo, si las conversaciones con el Gobierno se rompen, aún no ha desaparecido.

Analistas navieros no vieron una mayor interrupción en los embarques debido a la corta duración de la huelga. La mayor parte de la carga de granos, que se realiza usando cintas transportadoras y que no demanda mucha mano de obra, funciona normalmente de manera ininterrumpida en Santos, dijo a Reuters el transportista marítimo SA Commodities/Unimar.

No obstante, los trabajadores portuarios lograron paralizar la mayor parte de embarque a granel de granos. La carga en los terminales de Cosan y Copersucar, dos de los mayores exportadores mundiales de azúcar, fue también detenida la mañana del viernes, dijeron testigos de Reuters en el puerto.

REFORMA DE PUERTOS

Los mercados de granos en Chicago subieron el viernes ante la paralización de los puertos brasileños, incluso pese a que ministro del sector, José Leonidas Cristino, anunció que los estibadores suspendieron una huelga prevista para el próximo martes.

El sector agrícola local ha logrado dominar la mayor parte de los mercados mundiales de materias primas agrícolas en los últimos años, aprovechando el sol tropical de sabana y las lluvias.

Sin embargo, las inversiones insuficientes en carreteras, vías férreas y puertos para mantenerse al día con la rápida expansión de la agricultura del país ha elevado los costos potenciales y los riesgos de hacer negocios con Brasil.

La decisión del gobierno de lanzar una reforma portuaria que ha puesto en alerta a los mayores sindicatos del país no pudo haber llegado en un momento más delicado para Brasil o para los mercados mundiales de materias primas.

La zona productora de granos de Brasil está buscando la manera de embarcar sus previstas cosechas récord de maíz y soja que podrían convertirlo en el mayor exportador mundial de esos granos, superando a Estados Unidos por primera vez.

Al mismo tiempo, los almacenes mundiales de cereales se encuentran en mínimos históricos debido a las graves sequías que golpearon la producción de América del Norte y Sudamérica la campaña anterior, aumentando las preocupaciones sobre la inflación en los alimentos.

Los trabajadores portuarios de Brasil temen que la privatización de algunas de las 158 terminales provoquen pérdida de empleos y de beneficios porque los operadores privados ya no tendrían que hacer las contrataciones por intermedio de la agencia centralizada "OGMO" y podrían traer operarios del extranjero.

El Gobierno de Brasil afirma que las reformas portuarias son necesarias para aumentar su competitividad, si se quiere atraer miles de millones de dólares en inversión privada que mejoren su capacidad de lidiar con el aumento de las exportaciones de materias primas

Las filas de barcos esperando para cargar granos esta semana tenían el doble de longitud de las filas del mismo período del año pasado en Santos, y el triple en Paranagua, según datos de SA Commodities/Unimar. La demanda es fuerte, ya que se pronostica que la cosecha de soja alcanzaría niveles récord.

(Escrito por Caroline Stauffer y Reese Ewing. Editado en español por Mónica Vargas. LEA)

 
Un grupo de contenedores en el puerto de Santos, Brasil, feb 22 2013. Los estibadores de Brasil paralizaron el viernes los embarques de materias primas en los puertos clave del país con una huelga de seis horas para protestar por el plan del Gobierno de reformar las regulaciones y poner más de 150 terminales en manos del sector privado. REUTERS/Paulo Whitaker