Líderes sudamericanos exigen disculpas a Europa por incidente con boliviano Morales

jueves 4 de julio de 2013 23:36 GYT
 

Por David Mercado

COCHABAMBA, Bolivia (Reuters) - Los presidentes latinoamericanos más antagonistas a Washington exigieron el jueves explicaciones y disculpas a Europa por el incidente que sufrió el mandatario Evo Morales, cuando su avión fue desviado bajo sospechas de llevar al fugitivo estadounidense Edward Snowden.

Francia y Portugal le impidieron esta semana a la aeronave presidencial boliviana sobrevolar su territorio, en una odisea que la forzó a aterrizar en Viena para cargar combustible y trazar otra ruta de vuelo tras negociar con Italia y España.

El episodio desató la furia de Sudamérica y encendió las chispas de una disputa diplomática entre la región y Europa.

El disgusto dominó la reunión de presidentes en la ciudad boliviana de Cochabamba, convocada en el marco de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para apoyar a Morales pero con notorios ausentes como Colombia, Chile y Perú.

Durante el encuentro, los presidentes de Argentina, Uruguay, Ecuador, Venezuela, Surinam y Bolivia lanzaron críticas contra los países que atendieron lo que llamaron una orden de Estados Unidos; reclamaron explicaciones y disculpas públicas a Francia, Portugal, Italia y España; y pidieron a organismos internacionales que se pronuncien sobre el caso.

"La inaceptable restricción a la libertad del presidente Evo Morales Ayma, convirtiéndolo virtualmente en un rehén, constituye una violación de derechos no sólo al pueblo boliviano sino a todos los países y pueblos de Latinoamérica", dijeron los países en una declaración conjunta al concluir la reunión.

"Y sienta un peligroso precedente en materia de derecho internacional vigente", agregaron.

En el encuentro oficial, los presidentes aseguraron que la situación vivida por Morales fue una afrenta que sintieron en carne propia.

"Para ser benévolo, metieron la pata, se equivocaron de medio a medio", dijo el presidente uruguayo, José Mujica, en su participación en la reunión. "Cuando se procede así hay que poner la cara y asumir la responsabilidad y decírselo a la comunidad internacional y no tomarnos el pelo", añadió.

Aunque la presidenta brasileña Dilma Rousseff se excusó de participar en el encuentro por la coyuntura interna de su país, fue quien envió hasta ahora el mensaje más duro al advertir que el incidente compromete las relaciones entre América Latina y la Unión Europea, un importante socio comercial de la región.

Una fuente del Gobierno brasileño dijo a Reuters que en particular el episodio podría pesar en las dilatadas negociaciones de libre comercio entre la Unión Europea y la unión aduanera sudamericana Mercosur.

"LA CIA MANDA EN EUROPA"

Todo se desencadenó cuando el mandatario boliviano regresaba el martes de una reunión en Moscú, donde coincidentemente se encuentra Snowden a la espera de respuestas a las solicitudes de asilo que hizo a más de una decena de naciones.

Morales dijo en la capital rusa estar dispuesto a evaluar un pedido del estadounidense. Algunos gobiernos europeos especularon con la posibilidad de que en su aeronave estuviera el ex contratista de la CIA buscado por Washington por revelar un inmenso esquema de espionaje.

Por eso Francia y Portugal le negaron el derecho de cruzar sus cielos y fueron respaldados después por Italia y España. Y a pesar de que Morales negó que Snowden estuviera a bordo, el Gobierno español pidió registrar su avión.

De acuerdo con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, un ministro europeo le dijo que la agencia de inteligencia estadounidense CIA fue la que dio la orden a las autoridades aeronáuticas europeas.

"¿Quién manda en Europa entonces? ¿Los gobiernos europeos y los pueblos europeos o la CIA? ¿Quién toma las decisiones de agredir a un presidente legítimo de un Estado sudamericano?", fustigó antes del encuentro oficial en un acto multitudinario en Cochabamba.

La Casa Blanca no ha hecho comentarios sobre las acusaciones de los líderes sudamericanos, que además denunciaron haber recibido cartas de Washington exigiendo la extradición de Snowden si llegaba a terminar asilado en sus países.

Una de las solicitudes formales de refugio de Snowden fue a Ecuador. Su presidente Rafael Correa dijo estar dispuesto a evaluar el asilo como un "derecho humano", aunque aclaró que debía estar en su territorio para que procediera el trámite.

"¿Qué hubiera pasado si fuera Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador los que hubiéramos espiado a nuestros ciudadanos y a otros países soberanos (...) Ya estaríamos acá invadidos, hasta enjuiciados en la Corte Penal Internacional", dijo Correa.

"Pero como hoy lo hizo la mayor potencia del planeta, el caso de espionaje más grande de la historia de la humanidad, prácticamente no pasa nada", insistió en el acto en Cochabamba.

UNASUR, DIVIDIDA

Correa, uno de los aliados más cercanos de Morales, dijo que Latinoamérica tenía que reaccionar ante este incidente y lamentó que no se hubiese logrado el quórum en la Unasur para que la reunión del jueves fuera una cumbre presidencial con la presencia de todos los miembros.

Para que fuera una cumbre, habría que haber logrado el consenso de todos los miembros del bloque. Pero algunos se opusieron.

"Si Unasur no responde a esto, ¿a quién responderemos? O nos graduamos de colonias (...) o nos perpetuamos como Estados libres, dignos, independientes, soberanos", dijo.

El desacuerdo expuso las diferencias que conviven en la región.

Aunque también condenaron la situación que vivió Morales, los presidentes de Colombia, de Chile y de Perú -con discursos más moderados- no fueron al encuentro y mandaron a delegados que leyeron sus mensajes oficiales de repudio al hecho.

Funcionarios de esos países justificaron la ausencia en el hecho de que no había sido una cita convocada oficialmente por la Presidencia de la Unasur, que ejerce el peruano Ollanta Humala.

Mientras tanto, Naciones Unidas deploró en un comunicado el incidente que sufrió Morales porque arriesgó la seguridad del presidente y de su comitiva. Y su secretario general, Ban Ki-moon, exhortó a los países involucrados a aclarar el episodio.

(Reporte adicional de Daniel Ramos en La Paz, Anthony Boadle en Brasilia, Helen Murphy en Bogotá, Diego Oré y Mario Naranjo en Caracas, Alexandra Valencia en Quito y Guido Nejamkis en Buenos Aires; Escrito por Esteban Israel y Pablo Garibian, editado por Hernán García y Silene Ramírez)

 
El presidente de Bolivia, Evo Morales, a su llegada al aeropuerto El Alto en La Paz, jul 3 2013. El presidente boliviano, Evo Morales, regresó a casa el miércoles tarde en la noche para recibir una bienvenida con honores, después de que su avión fuera desviado por países europeos ante rumores de que escondía al fugitivo Edward Snowden en un incidente que despertó la ira de Sudamérica. REUTERS/David Mercado