A pesar de la oposición, Rusia prohíbe fumar en restaurantes y bares

sábado 31 de mayo de 2014 16:55 GYT
 

Por Alexander Winning

MOSCÚ (Reuters) - Rusia se arriesga a encender la ira de sus 44 millones de fumadores el domingo cuando extienda la prohibición de fumar a restaurantes y bares como una medida más en la batalla para acabar con el hábito de uno de los países con mayor consumo de tabaco del mundo.

La prohibición es la última medida del presidente Vladimir Putin para promover estilos de vida saludables - que van de la mano con su apoyo a lo que él llama valores tradicionales - y es el resultado de una disminución de población que comenzó tras la desaparición de la Unión Soviética.

El gobierno de Putin espera reducir el porcentaje de población adulta que fuma de un 39 por ciento, una de las cifras más altas del mundo, a un 25 por ciento en 2020.

"Gracias a esta ley la gente entiende que fumar es malo y que fumar cerca de otros es un delito", dijo Sergei Kalashnikov, presidente del Comité de Salud Pública de la Duma, la cámara baja del parlamento de Rusia.

"La orden se ha dado de forma clara y la gente será castigada por ignorar la ley", dijo Kalashnikov, que representa al nacionalista Partido Democrático Liberal.

Rusia comenzó a introducir controles más duros el pasado verano, prohibiendo fumar en edificios del Gobierno y los anuncios de compañías de tabaco.

Desde el 1 de junio, también estará prohibido fumar en bares, restaurantes, hoteles y en trenes, y los cigarrillos ya no se mostrarán en tiendas ni se venderán en quioscos. Otros muchos países ya han tomado restricciones similares.

"Confiamos en la investigación europea y estadounidense para esta ley. A este respecto, confiamos completamente en nuestros colegas de Occidente", dijo Kalashnikov, añadiendo que las firmas extranjeras de tabaco - que controlan el 90 por ciento del mercado ruso de 20.000 millones de dólares - han hecho mucha presión en contra de la ley.   Continuación...

 
Rusia se arriesga a encender la ira de sus 44 millones de fumadores el domingo cuando extienda la prohibición de fumar a restaurantes y bares como una medida más en la batalla para acabar con el hábito de uno de los países con mayor consumo de tabaco del mundo. En la imagen, un hombre fuma en un café de Moscú, el  31 de mayo de 2013. REUTERS/Maxim Shemetov