Estatuas de los "padres dolientes" recordarán a los caídos en la Gran Guerra

domingo 29 de junio de 2014 12:16 GYT
 

Por Alexandra Hudson

BERLÍN (Reuters) - La escultora expresionista alemana Kaethe Kollwitz, cuyo trabajo era tan crítico con la guerra que los nazis lo prohibieron, trabajó durante 15 años para expresar en piedra el dolor de haber perdido a su hijo Peter de 18 años en la Primera Guerra Mundial.

El grupo estatuas de "Padres dolientes", que ella finalmente colocó en la tumba de su hijo en Flandes en 1932, ha inspirado ahora una gira en recuerdo de los muertos de aquel conflicto y de la Segunda Guerra Mundial que irá de Bélgica a Rusia y que ha organizado Alemania.

La comisión de tumbas de guerra de Berlín ha encargado réplicas de granito y las enviará este verano boreal al cementerio de Vladslo en Bélgica, pasando por Alemania, Polonia y Bielorrusia, hasta el cementerio de Rzhev, a 200 kilómetros de Moscú.

Soldados alemanes y rusos que murieron en la segunda gran guerra del siglo XX están enterrados allí, incluido probablemente el propio nieto de Kollwitz, llamado también Peter.

"A través del destino de la familia Kollwitz queríamos dibujar un arco simbólico entre ambas guerras, y entre el este y el oeste", dijo Markus Meckel, un antiguo disidente de Alemania Oriental que ahora preside la comisión de tumbas de guerra de Alemania.

"El poder de las estatuas es que muestran la terrible soledad del duelo", dijo. "Los padres lo expresan de dos maneras muy diferentes. Aun así, el sufrimiento de las estatuas no es solo un sufrimiento personal, también es una emoción universal".

El grupo de estatuas muestra a una pareja arrodillada y separada, el padre mira hacia adelante con los brazos cruzados sobre su pecho, la madre encorvada y con la cabeza agachada se cubre con una manta.

El centenario del comienzo de la Primera Guerra Mundial se ha recordado con grandes actos en Reino Unido, Francia y Bélgica, pero los alemanes de hoy en día se estremecen cuando recuerdan el militarismo que llevó a la Alemania imperial y al Tercer Reich de Hitler a la guerra.   Continuación...

 
Réplicas de las estatuas de los "Padres Dolientes" de Kaethe Kollwitz en el parque Lustgarten en Berlín. 26 de junio de 2014. La escultora expresionista alemana Kaethe Kollwitz, cuyo trabajo era tan crítico con la guerra que los nazis lo prohibieron, trabajó durante 15 años para expresar en piedra el dolor de haber perdido a su hijo Peter de 18 años en la Primera Guerra Mundial. REUTERS/Thomas Peter