Partido con Bélgica atrajo más espectadores en EEUU que la Serie Mundial de béisbol

miércoles 2 de julio de 2014 18:46 GYT
 

(Reuters) - El partido del Mundial de fútbol del martes entre Bélgica y Estados Unidos tuvo más espectadores en ese país que la Serie Mundial de béisbol, el principal campeonato del llamado deporte nacional.

El canal ESPN, propiedad de Disney, dijo que fue el segundo partido más visto del fútbol masculino, con unos 16,5 millones de espectadores y que superó su récord de transmisión por la aplicación de video WatchESPN, con 1,1 millones de espectadores.

La cadena en español Univision dijo que 5,1 millones de personas vieron el partido por octavos de final que Estados Unidos perdió en el tiempo extra.

Bélgica se impuso por 2-1 en tiempo suplementario tras un duro partido que terminó empatado 0-0 y deberá enfrentar a Argentina en los cuartos de final.

El número de personas que vio el partido fue seguramente mucho mayor, ya que cientos de miles llenaron bares, restaurantes y estadios para mirar el encuentro. Nielsen, que presenta las cifras de audiencia televisiva, mide solo los hogares.

Las más de 22 millones de personas mirando el partido del martes superó el número de espectadores -unos 19 millones- que encendieron el televisor para ver a los Medias Rojas de Boston ganar la Serie Mundial el año pasado.

Igualmente, el fútbol tiene mucho camino por recorrer para alcanzar la popularidad del fútbol americano. El partido de Super Bowl anual de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL por su sigla en inglés) fue visto por más de 111 millones de personas en Estados Unidos este año.

(Reporte de Jennifer Saba en Nueva York, Editado en español por Patricia Avila)

 
Hinchas viendo el encuentro entre Estados Unidos y Bélgica por los octavos de final de la Copa del Mundo en Seattle, EEUU, jul 1 2014. El partido del Mundial de fútbol del martes entre Bélgica y Estados Unidos tuvo más espectadores en ese país que la Serie Mundial de béisbol, el principal campeonato del llamado deporte nacional. REUTERS/David Ryder