3 de julio de 2014 / 17:59 / en 3 años

Desde eliminaciones a mordidas, la Copa genera miles de bromas

Un hombre posa junto a un afiche con el rostro de Luis Suárez en la playa de Copacabana en Río de Janeiro, jun 26 2014. ¿Cuál es la diferencia entre una bolsa de té y la selección de fútbol de Inglaterra?. ¡Que la bolsa de té dura más en una copa! REUTERS/Kai Pfaffenbach

BELO HORIZONTE Brasil (Reuters) - ¿Cuál es la diferencia entre una bolsa de té y la selección de fútbol de Inglaterra?.

¡Que la bolsa de té dura más en una copa!

¿Escuchaste lo que dijo el técnico de España Vicente del Bosque a sus jugadores tras las dos derrotas que eliminaron al equipo del Mundial?

“No se preocupen, aún tenemos opciones: ventana o pasillo”.

Con el Mundial entrando a sus etapas decisivas, los chistes aparecen tan rápido como los goles, ayudando a soltar las tensiones y, para los hinchas de las 24 selecciones ya eliminadas, la abyecta miseria de la eliminación.

Ya sea dentro o fuera de la cancha o incluso a miles de kilómetros de distancia, éste ha sido otro torneo lleno de hilaridad.

La indecorosa y temprana eliminación de las potencias europeas como Inglaterra, España, Italia y Portugal provocó dolor en un principio en esas naciones, para luego una ola de humor autocrítico.

Una foto muestra los cuatro aviones de esas selecciones en fila en medio del cielo azul con la leyenda: ¿Permiso para aterrizar?

Los hinchas ingleses demostraron una gran capacidad de reírse de sí mismos, entonando durante su último partido en la Copa una canción del grupo Monty Python: ”Always Look On The Bright Side of Life“ (”Siempre mira el lado positivo de la vida).

Un hincha, que voló a Brasil después de que Inglaterra fuera eliminada para ver un aburrido empate a cero con Costa Rica, mostró un cartel parodiando un anuncio de una conocida tarjeta de crédito: “Vuelos a Río: 1.200 libras. Disfrutar el ambiente: 2.000 libras. Alojamiento: 2.000 libras. Llegar después de la eliminación: no tiene precio”.

“DRACULA” SUAREZ, “CLAVADISTA” ROBBEN

Obviamente, el tema principal del torneo -la expulsión del Mundial del uruguayo Luis Suárez por una mordida- generó una gran cantidad de imágenes adulteradas que lo muestran usando un cono como el que se le coloca a los perros en el cuello, un traje de Drácula o una máscara de Hannibal Lecter.

Los turistas en Río de Janeiro hicieron fila para colocar el cuello o sus brazos dentro de la boca abierta del jugador en un anuncio de tamaño natural de Adidas de la cabeza de Suárez. La marca, tal vez avergonzada por la asociación negativa de un anuncio hecho antes del incidente, lo quitó del lugar.

Una versión modificada del momento inmediato a la mordida y que ha circulado ampliamente muestra al defensor italiano Giorgio Chiellini sin una parte del hombro.

Sin embargo, el uruguayo, que se disculpó por el incidente que lo dejó fuera de nueve partidos con Uruguay y cuatro meses alejado de cualquier actividad relacionada al fútbol, no es el único villano señalado del Mundial.

El delantero holandés Arjen Robben, un héroe para sus hinchas por sus goles y trucos, se ha convertido en un blanco para muchos que dicen que se tira y finge faltas.

La caída que le brindó a Holanda un penal con el que consiguió una agónica victoria sobre México y el pasaje a cuartos ha ganado particular notoriedad.

Una plétora de parodias en internet lo muestran a Robben ganando un Oscar como mejor actor, compitiendo en clavados en los Juegos Olímpicos y tirándose agitando los brazos desde los acantilados de Acapulco.

Las sagas sobre Suárez y Robben han desviado la atención del hombre del que muchos hinchas aman burlarse, Joseph Blatter, presidente de la FIFA.

Una compañía en Inglaterra, donde está bajo constante críticas de los medios por su manejo de la FIFA, lanzó un nuevo juego online en el que un jugador arroja oro, dinero y riquezas a la boca de un personaje parecido a Blatter que se está riendo a carcajadas y diciendo “¡Dame más!”.

Los periodistas en las conferencias de prensa de la FIFA han preguntado si el bajo perfil de Blatter en Brasil es para evitar ser abucheado en público. Es una política “editorial”, dijeron autoridades.

MOMENTOS COMICOS

Una vez que ingresan a la cancha, los jugadores asumen la seriedad del juego y son pocos los que hacen bromas.

Sin embargo, el mediocampista estadounidense Jermaine Jones generó algunas risas involuntarias cuando tropezó con el árbitro y cayó al suelo durante un partido.

El alemán Thomas Müller inicialmente generó risas en los espectadores cuando cayó de rodillas durante una jugada preparada en un tiro libre contra Argelia. Pero él fue quien rió al final, cuando reveló que fue una caída deliberada para desconcentrar a los defensores.

La pregunta es: ¿le creemos?

“En el entrenamiento siempre funcionó”, dijo el alemán Toni Kroos. “Pero parece una tontería cuando no funciona”, agregó.

El argentino Ezequiel Lavezzi tuvo suerte de que su entrenador, Alejandro Sabella, viera el lado gracioso de las cosas y no lo sancionara después de que le arrojó un chorro de agua mientras recibía indicaciones a un lado de la cancha.

“Siempre son necesarios los jugadores como Lavezzi que mantienen la alegría en el grupo”, dijo Sabella tras el incidente.

El técnico de la selección mexicana, Miguel Herrera, pareció felizmente inconsciente de las sonrisas que generaron sus frenéticos festejos, que lo convirtieron en una sensación en internet durante el Mundial.

Algunos chistes siempre son contraproducentes.

Después de que Holanda eliminó a México, un tuit políticamente incorrecto de la aerolínea KLM dijo “Adiós Amigos”, con una caricatura de un mexicano con bigotes y un sombrero.

La polémica no tardó en estallar y KLM debió pedir disculpas, mientras que el actor mexicano Gael García Bernal prometió que nunca volvería a viajar con esa compañía aérea.

Pero vale la pena volver a los fracasos europeos.

Hubo mucha ocurrencia en una broma contra el entrenador español Del Bosque: su cabeza superpuesta sobre el famoso cuadro “El Grito”, de Edvard Munch.

Y la revista satírica inglesa Private Eye estaba tan segura de lo que pasaría en Brasil que, incluso antes de que comenzaran los partidos, publicó una tapa que mostraba a los jugadores bajando de su avión mientras el piloto decía: “¿Dejo los motores funcionando?”.

Reporte adicional de Neil Maidment, Erik Kirschbaum, Mike Collett-White, Angus Macswan, Mitch Phillips, Stephen Eisenhammer, Andrew Downie en Brasil, Helen Murphy en Bogotá, Alexandra Ulmer en Santiago y Girish Gupta en Caracas. Editado por Patricia Avila y Damián Pérez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below