MUNDIAL-"Aburrida" Belo Horizonte se une a la fiesta en víspera de las semifinales

lunes 7 de julio de 2014 16:11 GYT
 

Por Andrew Cawthorne

BELO HORIZONTE (Reuters) - Belo Horizonte no tiene selva amazónica, playas soleadas o el estadio Maracaná, y se ha quedado un poco atrasada en cuanto a la fiesta mundialista que ha vivido Brasil si se la compara con otras sedes más glamorosas.

Sin embargo, en la víspera de la gran semifinal del martes entre el anfitrión Brasil y Alemania, la capital estatal y centro comercial parece finalmente haber entrado a la fiesta.

Los residentes con la fortuna de tener entradas para el partido preparaban pintura para rostros, pancartas y sus amadas casacas de Brasil para convertir al estadio Mineirao en un intimidante mar amarillo.

El resto de la ciudad, de unos 2,5 millones de habitantes, ya estaba colocando banderas y planeando fiestas o reuniones en bares para el martes por la tarde.

"No puedo esperar por el pitido inicial. Estoy cocinando para toda la familia para que puedan comer y mirar al mismo tiempo", dijo Maria Goncalves, de 37 años, mientras caminaba alrededor de un lago en un parque junto a cuatro niños con globos amarillos.

"¡Vamos Brasil! ¡Hagan historia, háganlo por nosotros!", agregó.

Al igual que otros hinchas extranjeros que llegaron a Belo Horizonte para los cinco partidos que recibió la ciudad hasta el momento, los seguidores alemanes no pudieron deleitarse con la estereotípica atmósfera "brasileña" formada por playas y selvas.

No obstante, se mostraron contentos de poder disfrutar de algunos de sus buenos restaurantes, la arquitectura de Oscar Niemeyer y especialmente de las caipirinhas.   Continuación...

 
Un vendedor callejero ofrece una pelota en una calle de Belo Horizonte, jul 3 2014. Belo Horizonte no tiene selva amazónica, playas soleadas o el estadio Maracaná, y se ha quedado un poco atrasada en cuanto a la fiesta mundialista que ha vivido Brasil si se la compara con otras sedes más glamorosas.  REUTERS/Ivan Alvarado