Rousseff hace entrega simbólica de Copa a Rusia y resalta diversidad de Brasil

lunes 14 de julio de 2014 09:13 GYT
 

RÍO DE JANEIRO (Reuters) - La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, hizo el domingo la entrega simbólica del Mundial a Rusia, que será anfitrión de la próxima Copa en el 2018.

En un evento con la presencia del presidente ruso, Vladimir Putin, Rousseff deseó "al pueblo ruso mucho éxito en la organización de la Copa del Mundo".

"A partir de ahora, los ojos del fútbol vuelven su atención a Rusia, un país especial, de una rica cultura, y que tendrá el honor de albergar el mayor espectáculo del fútbol", dijo la mandataria, según un comunicado de la presidencia.

Rousseff destacó que el Mundial de Brasil fue un éxito y que "se vivió mucha emoción en los estadios y en las 12 ciudades sede".

"Estoy segura de que todos los que vinieron a Brasil -delegaciones, selecciones, turistas- se llevarán la experiencia de haber conocido un bello país, con un pueblo cariñoso y receptivo, y donde reina la diversidad", dijo Rousseff.

La presidenta, que entregó la Copa del Mundo a la selección alemana que ganó la final del Mundial en los últimos minutos del tiempo extra ante Argentina, fue abucheada cuando se mostró su imagen en el legendario estadio de Maracaná al comienzo de la ceremonia de premiación.

(Editado por Patricia Avila)

 
El presidente de Rusia, Vladimir Putín (D), la presidenta de Brasil, Dilma Roussef (I), y el presidente de la FIFA, Sepp Blatter (C), en la ceremonia oficial de la entrega de la Copa del Mundo 2018, en Rio de Janeiro, 13 de julio de 2014. La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, hizo el domingo la entrega simbólica del Mundial a Rusia, que será anfitrión de la próxima Copa en el 2018. REUTERS/Alexey Nikolsky/RIA Novosti/Kremlin