LVMH y Hermès firman la paz en la "guerra de las carteras"

miércoles 3 de septiembre de 2014 11:51 GYT
 

Por Astrid Wendlandt

(Reuters) - Una larga y amarga disputa entre dos fabricantes de productos de lujo, que ha enfrentado a dos de las familias más ricas de Francia, llegó el miércoles a un inesperado final cuando LVMH y Hermès acordaron una tregua.

Según el acuerdo, LVMH -el principal conglomerado mundial del lujo, controlado por el multimillonario Bernard Arnault- accedió a renunciar a la mayor parte de su participación del 23,2 por ciento en Hermès y no adquirir nuevas acciones de su rival menor en los próximos cinco años.

Así se enterró de forma efectiva la posibilidad de que LVMH haga una oferta para quedarse con la compañía, de 177 años de antigüedad y fabricante de renombradas carteras como Birkin y Kelly.

Esta perspectiva había impulsado al alza las acciones de Hermès, que se habían estado cotizando con un índice de precio-ganancia de unos 30 veces mayor en los últimos años, un 70 por ciento por encima de la media de la industria.

Las acciones de Hermès cayeron cerca de un 10 por ciento, hasta los 236,5 euros, en la apertura de los mercados el miércoles, perdiendo 2.800 millones de euros (3.700 millones de dólares) en su valor de mercado, semejante a la venta de unas 350.000 carteras Birkin, que se venden a un precio medio de 8.000 euros.

"El bono especulativo ha desaparecido", comentó el director de Barclays France, Franklin Pichard.

El acuerdo, por el que LVMH accede a redistribuir su participación en Hermès entre sus accionistas, pone fin a una guerra legal de cuatro años entre los dos titanes del lujo, en la que fue bautizada por la prensa como la "guerra de las carteras".

En 2010, LVMH reveló que había conseguido una participación del 17 por ciento en su rival a través de una serie de acciones derivadas en lugar de hacer compras directas, evitando así tener que declararlo.   Continuación...

 
Una tienda de la cadena Louis Vuitton en el distrito comercial Bahnhofstrasse en Zúrich, dic 19 2013. Una larga y amarga disputa entre dos fabricantes de productos de lujo, que ha enfrentado a dos de las familias más ricas de Francia, llegó el miércoles a un inesperado final cuando LVMH y Hermès acordaron una tregua. REUTERS/Arnd Wiegmann