Muere de un infarto el cantautor italiano Pino Daniele a los 59 años

lunes 5 de enero de 2015 09:20 GYT
 

Por Philip Pullella

ROMA (Reuters) - Pino Daniele, uno de los cantautores más populares de Italia, que fusionó las tradiciones musicales de su Nápoles natal con el jazz y el blues, murió de un infarto a los 59 años, dijo el lunes su agente.

Daniele nació y creció en la difícil barriada de Sanita, llena de delincuencia, y aprovechó esa experiencia para mezclar sus temas de amor con otros sobre la pobreza y la injusticia.

De raíces humildes, el guitarrista autodidacta tocó con grandes estrellas como Eric Clapton, Richie Havens, Pat Metheny y Chick Corea. Su banda fue telonera de un histórico concierto de Bob Marley en Milán.

El alcalde de Nápoles, Luigi de Magistris, ordenó que las banderas ondearan a media hasta y declaró un día de luto por el hombre cuya melancólica voz nasal le hacían rápidamente reconocible para millones de personas.

"Aún tengo su música en mis oídos", dijo el primer ministro, Matteo Renzi. "Tenía una voz increíble (..) su toque de guitarra era precioso y tenía una sensibilidad excepcional que se mezclaba con una pasión y melancolía que continuarán contando la historia de nuestro país al mundo entero", añadió.

Daniele, que a menudo cantó en una mezcla de italiano, napolitano e inglés, estudió contabilidad pero pronto decidió que lo que quería era ser músico.

Hizo su debut con el disco "Terra Mia" en 1977, en el que hablaba de la esperanza y la desesperación de su ciudad, cuna de la Camorra.

Apenas cuatro años después, su éxito se vio coronado con un concierto para 200.000 personas en una de las grandes plazas de la ciudad del sur de Italia.   Continuación...

 
El cantante italiano Pino Daniele en el concierto tradicional de Navidad en el Vaticano. Imagen de archivo, 18 de diciembre de 2004. Pino Daniele, uno de los cantautores más populares de Italia, que fusionó las tradiciones musicales de su Nápoles natal con el jazz y el blues, murió de un infarto a los 59 años, dijo el lunes su agente.   REUTERS/Giampiero Sposito