Todos los ojos están puestos en el debutante británico Sam Smith en los Premios Grammy

domingo 8 de febrero de 2015 19:57 GYT
 

Por Piya Sinha-Roy

LOS ANGELES (Reuters) - En un mar de cantantes femeninas líderes de música pop, todos los ojos en los Premios Grammy del domingo están puestos en el debutante británico Sam Smith, que tiene seis nominaciones y muchos creen que podría emular la contundente noche que tuvo Adele en la ceremonia del 2012.

"No creo que se necesita una bola de cristal gigantesca para pensar que va a ser la noche de Sam Smith", dijo Lyndsey Parker, editora de Yahoo Music.

Como Adele, que arrasó los Grammys con seis victorias, Smith, de 22 años, está nominado para las tres principales categorías -grabación, álbum y canción del año- después de que su disco debut "In The Lonely Hour" conquistó las listas estadounidenses, impulsado por su canción llena de soul "Stay With Me".

Smith enfrenta la competencia de algunos de los mayores nombres del pop, como el cantante y productor Pharrell, que también tiene seis nominaciones, incluyendo tres para álbum del año que incluyen su trabajo de productor en las grabaciones de Beyonce y Ed Sheeran.

Pero no se trata solo de ganadores, porque gran parte del show está dedicada a presentaciones de alto perfil.

Smith y Pharrell estarán en el escenario junto a varias de las más populares cantantes femeninas, incluyendo a Ariana Grande y Rihanna, que cantarán con Paul McCartney y Kanye West.

Después de haber sido escenario de una boda masiva el año pasado para parejas heterosexuales y gay, el show de este año se enfocará en el problema del abuso sexual.

La cantante Katy Perry, después de su presentación la semana pasada en el Super Bowl, bajará un poco el tono el domingo con la canción "By the Grace of God", para la que se le unirá una víctima de abuso sexual en el escenario.

(Reporte adicional de Eric Kelsey. Editado en español por Pablo Garibian)

 
El cantante Sam Smith llega a la ceremonia de premiación de los Grammy en Los Angeles, California. Febrero 8, 2015.  REUTERS/Mario Anzuoni