Director supera obstáculos en filmación de "Beast of No Nation" de Netflix

lunes 19 de octubre de 2015 08:42 GYT
 

Por Piya Sinha-Roy

LOS ANGELES (Reuters) - Con actores que no llegaban al set, personal que enfermó, equipo que se extravió y un clima impredecible, la filmación del drama de guerra "Beasts of No Nation" se ha convertido rápidamente en una historia cautivante en sí misma.

"Hubo diferentes momentos cada día en los que me senté totalmente desmoralizado", dijo el cineasta Cary Fukunaga a Reuters antes del estreno simultáneo el viernes de la película en cines de Estados Unidos y en la plataforma en internet de Netflix Inc.

"Beasts", escrita, dirigida y producida por Fukunaga, ganador del Emmy, cuenta la historia del preadolescente Agu, cuya vida simple y sencilla con su familia se ve violentamente destruida cuando estalla una guerra civil en un país no identificado del oeste de África.

Agu, interpretado por el novato actor ghanés Abraham Attah, escapa de la muerte pero es capturado y reclutado por un comandante mercenario (Idris Elba) y su improvisado ejército de niños soldados.

Fukunaga elogió al británico Elba, el único actor profesional en el reparto y quien ayudó a obtener la aprobación para la filmación en Ghana, por su interpretación de un villano con conflictos.

"El le dio humanidad de una forma inesperada para ese papel", dijo el director.

Si bien la historia es ficticia, Fukunaga dijo que canalizó la brutalidad real de la guerra en escenas llenas de violencia -en un momento, Agu golpea el cráneo de un hombre con un machete.

"Quizás sea demasiado para algunas personas, pero creo que es necesario no esconder la brutalidad, no ocultar las acciones de estos niños (...) Aún así, creo que pudo ser más intensa por momentos", afirmó.   Continuación...

 
El director de "Beasts of No Nation", Cary Fukunaga, posa para una fotografía en Hollywood, California, 13 de octubre de 2015. Con actores que no llegaban al set, personal que enfermó, equipo que se extravió y un clima impredecible, la filmación del drama de guerra "Beasts of No Nation" se ha convertido rápidamente en una historia cautivante en sí misma. REUTERS/Mario Anzuoni