Oleada de estadounidenses pone a prueba límites de la industria turística de Cuba

martes 26 de enero de 2016 12:07 GYT
 

Por Jaime Hamre

LA HABANA (Reuters) - La industria turística cubana está bajo una presión sin precedentes para satisfacer la demanda récord de visitantes, un año después de la distensión con Estados Unidos que renovó el interés por viajar a la isla caribeña.

Su clima tropical, ricas tradiciones musicales, famosos tabacos y los autos clásicos estuvieron por décadas fuera del alcance de la mayoría de estadounidenses por las sanciones de la era de la Guerra Fría, restricciones que están cediendo.

Ahora dejó de ser poco común ver a los estadounidense paseando por las plazas coloniales de La Habana Vieja y sus estrechas calles junto con europeos y canadienses.

Los empresarios y aprovechadores han subido los precios de los viajes en taxi, comidas y recuerdos. Mujeres cubanas que posan para las fotos con vestidos de colores y pañuelos mientras mastican tabaco cobran cinco dólares en lugar de uno.

Cuba recibió un récord de 3,5 millones de visitantes en 2015, un 17,4 por ciento más con respecto al año anterior. Las visitas de estadounidenses aumentaron un 77 por ciento, a 161.000, sin incluir cientos de cubano-estadounidenses.

Fuentes de la industria turística se preguntan cómo la isla será capaz de absorber un mayor número de visitantes cuando comiencen los vuelos regulares de las aerolíneas comerciales y servicios de ferry desde La Florida planeados para este año.

Mientras tanto, los extranjeros encuentran dificultades extremas para reservar hoteles y alquilar autos, y quienes esperaba descubrir Cuba antes de que las hordas llegaran se dan cuenta de que es demasiado tarde.

"Cuba está repleta de turistas. He visto a tantos estadounidenses, ni siquiera es gracioso", dijo Ana Fernández, de 44 años, de Nashville, Tennessee.   Continuación...

 
Un grupo de residentes y turistas en La Habana, ene 13, 2016. La industria turística cubana está bajo una presión sin precedentes para satisfacer la demanda récord de visitantes, un año después de la distensión con Estados Unidos que renovó el interés por viajar a la isla caribeña.
 REUTERS/Alexandre Meneghini