Temible dinosaurio argentino tenía brazos ridículamente pequeños

miércoles 13 de julio de 2016 15:12 GYT
 

Por Will Dunham

WASHINGTON (Reuters) - Un dinosaurio carnívoro descubierto hace poco y que caminó sobre el territorio de la actual Argentina hace 90 millones de años debe de haber tenido problemas para usar tácticas de brazo firme contra su presa. La bestia, aunque era un cazador temible, tenía un par de brazos ridículamente pequeños.

Científicos dijeron el miércoles que han desenterrado fósiles en el norte de la Patagonia de un depredador bípedo de hasta 8 metros de largo llamado Gualicho shinyae, que tuvo brazos de sólo unos 60 centímetros de largo, como los de un niño.

Los fósiles de Gualicho, que debe su nombre a un espíritu maligno temido entre el pueblo de los Tehuelches en la Patagonia, fue descubierto en la provincia argentina de Río Negro.

El Gualicho y otros dinosaurios carnívoros, como el Tiranosaurio Rex, son parte de un grupo llamado terópodos, entre los que estaban los más grandes depredadores que hubo en la Tierra.

Pero sucedió algo curioso durante sus millones de años de evolución. Algunos desarrollaron cuerpos de gran tamaño y cráneos enormes, pero sus brazos y el número de dedos se redujeron.

El Gualicho tenía unos brazos débiles y sólo dos dedos, igual que el Tiranosaurio Rex, que vivió en América del Norte casi 25 millones de años más tarde. Los primeros dinosaurios tenían cinco dedos.

"Los brazos eran irrelevantes para muchos de ellos porque sus cabezas eran enormes y en equilibrio con la cola", comentó el paleontólogo Sebastián Apesteguía, de la Fundación Félix de Azara y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET).

El Gualicho vivió en un ambiente fluvial boscoso y plano junto a algunos de los más grandes dinosaurios que existieron, incluyendo al Argentinosaurio, de unos 35 metros de longitud, y el Mapusaurio, de 12,6 metros de largo.

(Editado en español por Patricio Abusleme)

 
En la ilustración, dos dinosaurios Gualicho shinyae del período Cretásico cazan a un herbívoro más pequeño hace 90 millones de años en la Patagonia.  Courtesía de Jorge González y Pablo Lara/a través de REUTERS